Metodología ágil, metodología lean o principios de DevOps: ¿cuál es la mejor práctica?

Atlassian De Atlassian
Buscar temas

Tres grandes actores dominan el vertiginoso mundo de la gestión de proyectos: las metodologías lean, ágil y DevOps. La metodología lean es la experta en eficiencia, ya que se basa en minimizar el despilfarro y maximizar el valor. La ágil piensa rápido, siempre está lista para adaptarse a los nuevos desafíos. DevOps es la experta en tecnología y multitarea, que salva las brechas entre el desarrollo y las operaciones.

Las principales diferencias radican en su enfoque: lean se centra en la eficiencia; la metodología ágil, en la adaptabilidad; y los principios de DevOps, en la automatización. Si bien cada una tiene sus propias características y estilo, esta guía se centra en comparar la metodología lean, la ágil y los principios de DevOps para determinar qué práctica es la mejor para tu empresa.

 

Infalible

Agile

DevOps

Enfoque principal

Infalible

  • Eliminación del despilfarro en los procesos
  • Mejora continua

Agile

  • Desarrollo iterativo con ciclos de feedback
  • Respuesta rápida a los cambios

DevOps

  • Mejora de la colaboración entre los equipos de desarrollo y operaciones de TI
  • Mejora de la frecuencia de implementación y la calidad del software

Ideal para...

Infalible

  • Fabricación
  • Sector servicios

Agile

  • Desarrollo de software

DevOps

  • Desarrollo de software

Herramientas y técnicas

Infalible

  • Mapas del flujo de valor
  • Análisis del origen del problema (RCA)
  • Método de las 5S

Agile

  • Tableros de scrum
  • Sprints
  • Reuniones rápidas diarias
  • historias de usuario
  • Tableros de kanban

DevOps

  • Canalizaciones de CI/CD
  • Infraestructura como código (IaC)
  • Herramientas de gestión de la configuración

Desafíos de la implementación

Infalible

  • Resistencia de los empleados
  • Compleja de implementar en varios equipos

Agile

  • Requiere un cambio cultural hacia la colaboración
  • Implica cambios frecuentes

DevOps

  • Integrar herramientas diversas y complejas en un flujo de trabajo cohesionado
  • Terminar con el aislamiento de los equipos

Diferencias entre las metodologías lean y ágil

Las metodologías lean y ágil de gestión de proyectos y desarrollo de productos han sido objeto de mucho debate. En esta sección se comparan los matices de ambas metodologías, que son claramente diferentes en cuanto a su enfoque y ejecución.

¿Cuáles son los objetivos de las metodologías lean y ágil?

A menudo malinterpretada como un subconjunto de la metodología ágil, la metodología lean es distinta, ya que tiene sus propios objetivos principales: eliminar el despilfarro y mejorar el flujo operativo. La metodología lean hace hincapié en el respeto por las personas al implicar a los empleados en una cultura de mejora continua. El objetivo final es crear un sistema que maximice el valor y minimice los recursos.

Las metodologías de gestión ágil de proyectos tienen como objetivo ser flexibles, adaptables y receptivas a los cambios. Se centran en la mejora continua, ciclos de feedback ajustados y la planificación y ejecución cíclicas. Estas características hacen que las metodologías ágiles sean especialmente adecuadas para gestionar entornos dinámicos, como el desarrollo de software.

Jira Software se dirige a los equipos que practican las metodologías lean y ágil. Ofrece funciones que ayudan a los equipos a planificar, supervisar y publicar el software de forma más eficaz, y sirve de puente entre estos dos enfoques.

¿Cuáles son los principios fundamentales de la metodología lean y de la metodología ágil?

Los principios de la gestión de proyectos lean se centran en prácticas ingeniosas y en eliminar procesos innecesarios. Lean se centra en optimizar el flujo de productos y servicios a través de los distintos equipos y tecnologías para aportar el máximo valor a los clientes. Al eliminar el despilfarro y agilizar las operaciones, cada acción que realiza un equipo tiene un propósito y contribuye directamente a los objetivos finales.

La metodología ágil se centra en la colaboración con los clientes, la adaptabilidad y la aportación de valor. Emplea un enfoque flexible que se adapta a los cambios y ajustes a lo largo del ciclo de vida del proyecto. La metodología ágil fomenta el desarrollo iterativo, en el que equipos interdisciplinares y autoorganizados colaboran para desarrollar los requisitos y las soluciones.

Dentro de la metodología ágil, marcos de trabajo como scrum y kanban sirven como enfoques estructurados que guían a los equipos a la hora de implementar los principios de la metodología ágil de forma eficaz:

  • Scrum se centra en la planificación, el seguimiento y la gestión del trabajo durante períodos de tiempo fijos, denominados "sprints". Su objetivo es aumentar la transparencia, gestionar las cargas de trabajo de forma eficaz y aportar valor a los clientes más rápido. Scrum implica crear un backlog, planificar los sprints y utilizar informes ágiles para tomar decisiones fundamentadas en datos.
  • Kanban hace hincapié en visualizar el flujo de trabajo, limitar el trabajo en curso y respetar los procesos y roles existentes. Ayuda a los equipos a gestionar sus tareas y proyectos visualizando el flujo de trabajo en un tablero de kanban. Este tipo de tablero muestra las tareas en forma de tarjetas en columnas, que representan las diferentes fases de un flujo de trabajo.

Jira Software ofrece una plantilla de plan de proyectos ágil lista para usar con scrum o kanban, lo que facilita la implementación eficaz de estos marcos ágiles.

¿Cuáles son las dificultades de las metodologías lean y ágil?

La metodología lean no siempre es fácil. Los responsables de proyecto pueden toparse con obstáculos si los empleados se oponen a los nuevos procesos. Esta resistencia se puede manifestar de varias maneras, como la renuencia a abandonar las rutinas establecidas o la preocupación por posibles interrupciones del trabajo.

La complejidad de implementar los principios lean en varios equipos puede resultar abrumadora y requerir una inversión significativa de tiempo y recursos. Cada equipo tiene su propio conjunto de procesos y dinámicas que hay que evaluar para redactar un nuevo conjunto de reglas de procesos.

Las metodologías ágiles tienen sus propias complejidades, como la corrupción del alcance debido a su naturaleza flexible y las dificultades de la colaboración en equipo, especialmente cuando los miembros del equipo no están ubicados en el mismo lugar. El enfoque iterativo, si bien tiene sus ventajas, puede provocar cambios frecuentes que interrumpan el flujo de trabajo.

¿Cuándo deberías decidirte por la metodología ágil o por la metodología lean?

Si quieres agilizar tus operaciones, eliminar lo superfluo y conseguir mejoras en los procesos, la metodología lean es la mejor opción. Se trata de hacer más con menos, y tiene mucho éxito en sectores como la fabricación, donde la eficiencia es fundamental.

Para algunos casos prácticos de gestión de proyectos, especialmente en la tecnología, el desarrollo de software y otros campos que cambian de manera rápida y constante, la metodología ágil te vendrá mejor. Te permite cambiar de rumbo rápidamente cuando es necesario, para que nunca te bloquees.

Jira Software, la herramienta líder de desarrollo de software diseñada y utilizada por equipos ágiles, es lo suficientemente versátil como para adaptarse a los principios de la metodología lean. Ofrece funciones como la planificación de sprints y la priorización del backlog de los flujos de trabajo ágiles, así como plantillas de DevOps, de kanban y de scrum que se adaptan a diversos estilos de gestión de proyectos.

¿Se pueden utilizar los principios de las metodologías lean y ágil al mismo tiempo?

Sí, las metodologías lean y ágil pueden coexistir, ya que no se excluyen mutuamente: son más bien las dos caras de la misma moneda.

El enfoque de la metodología lean (eliminar el despilfarro y optimizar el flujo) puede complementar la adaptabilidad y la capacidad de respuesta de la metodología ágil. Cuando se usan juntas, pueden crear una fuente inagotable de eficiencia y valor, lo que permite a las empresas ser ágiles y gestionar los recursos de forma inteligente.

Diferencias entre las metodologías lean y DevOps

Lean y DevOps tienen propósitos distintos, pero comparten objetivos comunes de eficiencia y aportación de valor. Si bien lean tiene como objetivo aplicar una amplia eficiencia operativa en varios entornos, DevOps se centra en las necesidades específicas del desarrollo y las operaciones de software. En esta sección se explican las características únicas de cada una de ellas y cómo pueden complementarse.

¿Cuáles son los objetivos de las metodologías lean y DevOps?

El objetivo principal de DevOps es eliminar el aislamiento de los equipos de desarrollo y operaciones para publicar con mayor agilidad versiones de software fiables. Se trata de utilizar la integración continua, la entrega continua y la automatización para acelerar el ciclo de vida de desarrollo de software.

Por el contrario, lean se centra en la eficiencia operativa general, la reducción de residuos y la mejora continua. Si bien ambos buscan la eficiencia y la relación calidad-precio, DevOps está más especializada en el entorno de desarrollo de software.

Si quieres combinar estos enfoques, Open DevOps de Jira Software es una buena elección. Integra varias herramientas para ayudar a los equipos a centrarse en lo que mejor saben hacer: crear y operar software. Open DevOps ofrece una experiencia perfecta y lista para usar para los equipos que quieren empezar de inmediato.

¿Cuáles son los principios fundamentales de las metodologías lean y DevOps?

La metodología lean se centra en dos principios clave: eliminar el despilfarro y mejorar continuamente. Su objetivo es crear un flujo de trabajo que ofrezca el máximo valor con un mínimo de recursos y que involucre a los empleados en la mejora continua del proceso.

Los tres principios más importantes de DevOps son la colaboración, la automatización y el feedback:

  • La colaboración fomenta una cultura en la que los equipos de desarrollo y operaciones trabajan en estrecha colaboración y terminan con el aislamiento para lograr objetivos comunes.
  • La automatización agiliza los procesos al mecanizar las tareas repetitivas, como la implementación del código y los cambios en la infraestructura, para mejorar la eficiencia y reducir los errores humanos.
  • El feedback establece ciclos de respuesta rápidos a través de la monitorización y el análisis, lo que permite a los equipos de DevOps mejorar y adaptarse continuamente a los requisitos cambiantes.

¿Cuáles son las dificultades de las metodologías lean y DevOps?

Los equipos que implementan DevOps suelen enfrentarse a dificultades únicas, como crear una cultura de colaboración entre los equipos de desarrollo y operaciones, que tradicionalmente operaban de forma aislada. Otro problema es gestionar cadenas de herramientas complejas que exigen competencias específicas. También implica la necesidad de automatizar las diferentes etapas del ciclo de vida de la publicación del software.

Las implementaciones lean también se enfrentan a obstáculos, como el rechazo de los empleados que dudan a la hora de adoptar nuevos flujos de trabajo y las complejidades asociadas a la implementación de los principios lean en las diversas unidades organizativas. La metodología lean implica cambiar toda la cultura de la empresa, lo que puede dificultar conseguir la aceptación. Pero todos los equipos, ya sean de adquisiciones, producción o ventas, deben cumplir con la filosofía lean para conseguir el éxito.

¿Cuándo deberías decidirte por la metodología lean o por DevOps?

Si tu objetivo es mejorar los procesos existentes y reducir las ineficiencias, la metodología lean es la mejor opción. Es versátil y se aplica a diversos sectores, no solo al de la tecnología. Sus principios brillan en los sectores que tienen productos tangibles. Por ejemplo, en el sector de la fabricación, lean puede ayudar a reducir el despilfarro en la producción y a mejorar la eficiencia de los flujos de trabajo. Del mismo modo, en el sector sanitario, puede ayudar a optimizar los procesos de atención a los pacientes y reducir los tiempos de espera.

Si trabajas en el desarrollo de software y quieres agilizar todo el ciclo de vida, desde la programación y la compilación hasta la implementación y la monitorización, DevOps es la opción obvia y la favorita del sector. Esta metodología reúne a tus equipos de desarrollo y operaciones para lograr implementaciones más rápidas y fluidas.

Open DevOps va un paso más allá, ya que proporciona una plataforma integrada con automatizaciones listas para usar, lo que permite a tus equipos ágiles centrarse en lo que mejor saben hacer. Gracias a la tecnología de Jira Software, incluso puedes utilizar una plantilla de DevOps para ponerte en marcha en poco tiempo.

¿Se pueden utilizar los principios de DevOps y lean al mismo tiempo?

Las metodologías lean y DevOps no solo pueden coexistir, sino que también se complementan a la perfección. Lean se centra en agilizar los procesos y eliminar el despilfarro. Por lo tanto, proporciona una base sólida para DevOps, cuyo objetivo es automatizar e integrar el trabajo de desarrollo de software y las operaciones de TI.

Cuando se combinan, estas metodologías pueden crear un sistema que sea a la vez ágil y eficiente, lo que permite ciclos de entrega más rápidos, mejorar la calidad y, en general, tener un sistema con mayor capacidad de respuesta.

Mejora la gestión de proyectos con métodos comprobados

Tanto lean, como la metodología ágil y DevOps ofrecen ventajas únicas para agilizar los proyectos y mejorar la eficiencia, pero sea cual sea la metodología que elijas, Atlassian tiene lo que necesitas.

Con Jira Software, puedes elegir la metodología que mejor se adapte a las necesidades de tu proyecto, en lugar de tener que limitarte a un solo enfoque. Esta herramienta líder de gestión del trabajo ágil permite a tus equipos de software dividir las grandes ideas en tareas gestionables, lo que facilita la planificación, el seguimiento y la publicación del software.

Si quieres potenciar la gestión de tus proyectos, Open DevOps de Atlassian es otra potente incorporación a tu conjunto de herramientas. Con la tecnología de Jira Software, Open DevOps integra a la perfección varias herramientas, tanto de Atlassian como de partners externos, en una plataforma cohesionada. Con unos pocos clics, puedes personalizar la plataforma para que se adapte a tus necesidades únicas. Esto permite a tus equipos centrarse en desarrollar y operar software de primera categoría.

Metodología lean, metodología ágil y principios de DevOps: preguntas frecuentes

¿Qué vino primero, la metodología lean o la ágil?

La metodología lean es más antigua: sus orígenes se remontan al sistema de producción de Toyota en la década de 1950, cuyo objetivo era optimizar los procesos de fabricación. La metodología ágil surgió mucho más tarde, a principios de la década de 2000, principalmente como respuesta a las limitaciones de las metodologías de desarrollo de software tradicionales.

¿Cómo complementa DevOps la gestión ágil de proyectos?

DevOps y la metodología ágil van de la mano y se refuerzan mutuamente. Si bien la metodología ágil se centra en el desarrollo (iterar rápidamente, adaptarse a los cambios y aportar valor), DevOps se ocupa de los aspectos operativos. Automatiza los flujos de trabajo e integra las diferentes fases del ciclo de desarrollo, lo que facilita la publicación de nuevas funciones o correcciones.

Esto crea una canalización optimizada en la que los equipos ágiles pueden ver cómo se realiza el trabajo de forma más rápida y eficiente.

¿Cuál es más fácil de implementar: la gestión de proyectos lean o ágil?

Por lo general, la metodología lean tiene una curva de inicio más suave en comparación con la metodología ágil. La fortaleza de la metodología ágil en cuanto a flexibilidad puede hacer que sea un poco difícil ponerse en marcha. No se trata solo de cambiar los procesos, sino de cambiar la dinámica de todo el equipo. La naturaleza iterativa de la metodología ágil exige que los equipos sean muy adaptables y comunicativos. Pero el énfasis en las iteraciones frecuentes puede resultar abrumador para los equipos acostumbrados a enfoques lineales más tradicionales.

La metodología ágil implica un cambio de la cultura empresarial y una curva de aprendizaje continua. Pero no dejes que eso te asuste: una vez que superes los baches iniciales, la metodología ágil puede dar muy buenos frutos.

A continuación
Scrumban