sprints

Un sprint es un período breve de tiempo fijo en el que un equipo de scrum trabaja para completar una cantidad de trabajo establecida.

Max Rehkopf Max Rehkopf
Browse topics

¿Qué son los sprints?

Un sprint es un período breve de tiempo fijo en el que un equipo de scrum trabaja para completar una cantidad de trabajo establecida. Los sprints se encuentran en el corazón de las metodologías scrum y ágil, y hacer bien los sprints ayudará a tu equipo ágil a lanzar mejor software con menos quebraderos de cabeza.  

"Con scrum, un producto se basa en una serie de iteraciones llamadas sprints que dividen proyectos grandes y complejos en porciones minúsculas", sostiene Megan Cook, gestora de productos de grupo de Jira Software en Atlassian.  

Dos flechas que representan un sprint de la metodología scrum y el proceso de iteración continua.

Muchos asocian los sprints de la metodología scrum con el desarrollo de software ágil, hasta tal punto que suelen pensar que las metodologías scrum y ágil son lo mismo, pero no lo son. La metodología ágil constituye una serie de principios y la metodología scrum es un marco de trabajo para conseguir resultados.  

Las numerosas similitudes que hay entre los valores ágiles y los procesos de scrum suponen una asociación justa. Los sprints ayudan a los equipos a seguir el principio de la metodología ágil de "entregar software de trabajo con frecuencia", así como vivir el valor ágil de "dar respuesta a un cambio por encima del seguimiento de un plan". Los valores de transparencia, inspección y adaptación de la metodología scrum son complementarios a los ágiles y centrales al concepto de sprints.

La guía de la metodología scrum constituye un trabajo preliminar sólido y teórico para este debate sobre los sprints. Nuestro objetivo consiste en añadir cierto color a este tema ofreciendo prácticas recomendadas de personas que llevan a cabo este trabajo cada día.

Cómo planificar y ejecutar sprints de la metodología scrum

Diagrama que muestra los pasos de un sprint de la metodología scrum: planificación de sprints, scrum diario, revisión del sprint y retrospectiva del sprint

Los que inventaron la metodología scrum pensaron en todo: si lo que quieres es planificar tu próximo sprint, ya tienes las reuniones de planificación de sprints. La planificación de sprints es un evento de colaboración donde el equipo responde a dos preguntas básicas: qué trabajo se puede llevar a cabo en este sprint y cómo se llevará a cabo el trabajo escogido.

Elegir los elementos de trabajo adecuados para un sprint es un esfuerzo de colaboración entre el propietario del producto, el experto en scrum y el equipo de desarrollo. El propietario del producto analiza el objetivo que debería lograr el sprint y los elementos del backlog del producto que, tras la finalización de una tarea, lograrían el objetivo del sprint.

A continuación, el equipo crea un plan sobre cómo crearán y finalizarán los elementos del backlog antes del fin del sprint. Los elementos de trabajo elegidos y el plan sobre cómo completarlos se conocen como el backlog del sprint. Al terminar de planificar un sprint, el equipo está listo para empezar a trabajar en el backlog del sprint, es decir, completará todos los elementos del backlog que tengan el estado "En curso".

Durante un sprint, el equipo comprueba durante el scrum diario, o reunión rápida, cómo progresa el trabajo. El objetivo de esta reunión es descubrir los impedimentos y retos que afectarían a la capacidad de los equipos para lograr el objetivo del sprint.

Después de un sprint, el equipo demuestra lo que han realizado durante la revisión. De este modo, el equipo tiene la oportunidad de exponer su trabajo ante las partes interesadas y compañeros antes de poner en marcha la producción.

Completa tu ciclo de sprints con mi reunión favorita: la retrospectiva del sprint. De esta forma, tus equipos tienen la oportunidad de identificar áreas de mejora para el próximo sprint. Así, estaréis preparados para el próximo ciclo de sprints. ¡Adelante!

Qué hacer y qué no hacer

Aun conociendo los conceptos básicos, la mayoría de los equipos tendrán dificultades cuando empiecen a ejecutar sprints. Megan Cook completa este tema con algunas prácticas recomendadas y otras que conviene evitar, y que ella misma ha ido recopilando con los años. 

Prácticas que seguir:

  • Asegúrate de que el equipo establece y entiende el objetivo del sprint y cómo se medirá el éxito. Esta es la clave para mantener a todos en sintonía y encaminados hacia el mismo destino.
  • Asegúrate de que dispones de un backlog bien preparado con tus prioridades y dependencias ordenadas. Esto puede suponer todo un reto que podría estropear el proceso si no se gestiona adecuadamente.
  • Asegúrate de que conoces bien la velocidad y que esta refleja aspectos como los permisos y las reuniones de los equipos.
  • Utiliza la reunión de planificación de sprints para desarrollar minuciosos detalles del trabajo que hay que llevar a cabo. Anima a los miembros de los equipos a idear cometidos para todas las historias, errores y tareas que intervienen en el sprint.
  • Excluye trabajo en el que no puedas atender las dependencias, como trabajos de otros equipos, diseños y aprobaciones legales.
  • Por último, una vez que se haya tomado una decisión o se haya ideado un plan, asegúrate de que alguien recopila esa información en tu herramienta de colaboración o gestión de proyectos, como tus tickets de Jira. De esa forma, todo el mundo podrá ver más adelante la decisión y el razonamiento con facilidad.

Mientras te preparas para convertirte en todo un experto en scrum con estas recomendaciones, también debes tener en cuenta cosas que evitar:

Prácticas que evitar:

  • No publiques demasiadas historias, no sobrestimes la velocidad ni empieces tareas que no se puedan realizar en el sprint. Ni a ti ni a tu equipo os conviene fracasar.
  • No te olvides de la calidad ni de la deuda técnica. Asegúrate de presupuestar el tiempo de control de calidad y el trabajo sin funciones, como los errores y el estado de la ingeniería.
  • No dejes que el equipo se haga una idea confusa de lo que conlleva el sprint. Acláralo y no te centres tanto en avanzar rápido: recuerda que todo el mundo ha de moverse en la misma dirección.
  • Asimismo, no asumas una gran cantidad de trabajo de alto riesgo o que no conozcas. Analiza historias completas o de gran incertidumbre, y no temas dejar parte del trabajo para el próximo sprint.
  • Si llegan a tus oídos preocupaciones por parte del equipo, ya sea sobre la velocidad, sobre el trabajo de poca certidumbre o sobre el hecho de que el volumen de trabajo es mayor del que estimaban, no las ignores. Aborda la incidencia y vuelve a calibrar el trabajo si es necesario.

Más información sobre los sprints

Los sprints son tan conocidos (y eficaces) que, a menudo, se consideran el primer paso del camino hacia una mayor agilidad. Como hemos visto, para dominar los sprints es preciso dominar también una serie de conceptos de la metodología scrum y ágil que se basan los unos en los otros. Utiliza nuestros otros artículos sobre la metodología scrum para completar tus conocimientos y para acercarte más que nunca a la felicidad que aporta la metodología scrum.