Objetivos y resultados clave: establecimiento de objetivos que se centran en los resultados

Cambios que ayudan a las organizaciones a prosperar

Rich Sparks Rich Sparks
Buscar temas

Cuando quieres conseguir algo, cualquier cosa, tus aspiraciones se basan en el resultado que deseas. Se trata de un instinto humano básico muy simple que se desarrolla a una edad temprana. Podríamos expresarlo con palabras de la siguiente manera:

Voy a ________ para conseguir ____________.

Así explica John Doerr los objetivos y resultados clave (OKR, por sus siglas en inglés) en su libro Mide lo que importa. Aunque se trata de un concepto sencillo, el mundo de los negocios es un lugar complejo con muchas partes móviles. Aun así, al adherirse a principios simples, se pueden lograr grandes resultados.

Gran telescopio

¿Qué son los objetivos y resultados clave?

Un OKR es una estrategia de gestión popular que define los objetivos y hace un seguimiento de los resultados. Ayuda a crear una alineación y compromiso en torno a objetivos cuantificables. Fue en los 70 cuando Intel la presentó y la popularizó. Desde entonces, se ha extendido por las empresas tecnológicas como una forma de ayudar a los empleados a conocer los estatutos de una organización y cumplir con ellos. Los estudios muestran que los miembros de los equipos están más comprometidos con su trabajo y son más productivos cuando tienen una idea clara de lo que el equipo pretende conseguir y, lo que es más importante, de la importancia de la tarea. 

“Cuando los empleados se dan cuenta de que sus trabajos son de gran importancia para la tarea, muestran un mayor rendimiento laboral”.

 

--“The Significance of Task Significance: Job Performance Effects, Relational Mechanisms, and Boundary Conditions” (La importancia de la importancia de la tarea: efectos del desempeño del trabajo, mecanismos de relación y condiciones límites), en el Journal of Applied Psychology. 

Los objetivos y resultados clave son un perfeccionamiento de una práctica muy extendida de gestión por objetivos (MBO, por sus siglas en inglés). La diferencia es que los objetivos y resultados clave constituyen un proceso más colaborativo en vez de un proceso burocrático descendente. Peter Drucker, la persona que divulgó primero la MBO, sugirió que un gestor debería revisar los objetivos de la organización y, a continuación, establecer los objetivos del trabajador. Por el contrario, los objetivos y resultados clave se basan en los equipos de la organización para seleccionar los objetivos generales y perfeccionarlos para cada área específica. Además, si los equipos tienen que trabajar con otros socios de la organización para alcanzar dichos objetivos, esos equipos podrían colaborar y redactar juntos los objetivos y resultados clave para garantizar que la adaptación sea la correcta. Es un cambio de mentalidad en el que la pregunta cambia de “¿estábamos ocupados haciendo las tareas?” a “¿realizamos cambios para que la organización prosperara?”.

Resulta más útil pensar en el “proceso de objetivos y resultados clave” que considerar solo las partes de “objetivos” y “resultados clave”. Los objetivos estáticos que no se revisan ni modifican con regularidad a medida que el entorno operativo cambia rápidamente se vuelven anticuados e irrelevantes. La combinación de objetivos claros con un pequeño conjunto de resultados específicos y medibles, y un proceso habitual de revisión del progreso hacia esas medidas es lo que hace que los objetivos y resultados clave resulten realmente útiles.

Definición de los objetivos y resultados clave

Los objetivos y resultados clave tienen dos partes importantes: los objetivos que quieres cumplir y los resultados clave, que son la forma de medir que se han alcanzado los objetivos.

Felipe Castro, autor, ponente, evangelista y orientador de objetivos y resultados clave, resume los dos componentes de dichos objetivos y resultados clave:

Objetivos: son descripciones inolvidables y cualitativas de lo que se quiere conseguir. Los objetivos deben ser cortos, inspiradores y atractivos; deben motivar y retar al equipo.

 

Resultados clave: son un conjunto de métricas que miden el progreso hacia el objetivo. Para cada objetivo, deberías tener un conjunto de dos a cinco resultados clave. Si son más, nadie los recordará.

 

Hay un par de puntos clave en esta definición. Primero, el objetivo debe ser conciso y atractivo, para que un equipo pueda recordarlo con facilidad. Luego, debe haber un pequeño número de métricas para realizar el seguimiento de los resultados clave. Estas métricas deben ser algo que se pueda medir en el momento oportuno. Si solo se pueden ver los resultados después de dos años, no es posible revisar el progreso de forma trimestral.

Ejemplos de objetivos

Como dice Steven Covey en Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, “empieza con el final en mente”. Eso cuadra a la perfección con la idea de identificar los objetivos que quieres alcanzar.

Algunos de los objetivos generales son los siguientes:

  • Aumentar la satisfacción del cliente
  • Incrementar los ingresos periódicos
  • Ampliar el rendimiento del sistema
  • Multiplicar el número de clientes atendidos
  • Reducir el número de errores de datos en el sistema

Lo importante para todas las empresas es identificar los objetivos que son relevantes para un contexto específico (fuerzas del mercado, requisitos de los clientes, panorama competitivo, entorno normativo, etc.) y los que deben ayudar a orientar las actividades de cada uno de los equipos de la organización. El hecho de tener el objetivo de “ser rentable” está bien para la mayoría de las empresas, pero es tan general que no ayuda a los equipos a saber cómo van a conseguir serlo. Si los objetivos se plantean en referencia a “qué podemos lograr en el próximo trimestre para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos a largo plazo”, se ayudará a los equipos a centrar sus esfuerzos en pasos más pequeños que permitirán hacer reflexiones periódicas y reajustar las actividades.

Ejemplos de resultados clave

Los “resultados clave” constituyen el fruto deseado que se obtiene tras tomar una serie de medidas. Un error común que se comete con los objetivos y resultados clave es confundir los resultados deseados con las medidas utilizadas para alcanzar los objetivos. Por ejemplo, en el caso que se expone a continuación, el objetivo es reducir el número de errores de datos en el sistema. No obstante, el resultado clave especificado es la instalación de una versión nueva del paquete del proveedor. Sin embargo, no se mencionan los errores de datos que se han seguido ni el objetivo futuro. No hay forma de saber si la instalación de la versión más reciente mejoró o empeoró la situación, o si no tuvo ningún efecto.

  Lo que NO se debe hacer: equivocarse con las medidas que se han tomado para lograr un objetivo como resultado clave; por ejemplo:

Objetivos: reducir el número de errores de datos en el sistema

 

Resultados clave: instalación de la versión 10.0 del paquete del proveedor

En el ejemplo que figura a continuación, mostramos la manera de mantener el mismo objetivo y especificamos los resultados clave que realizan el seguimiento de si se logran mejoras. Puede haber muchas actividades distintas que se pueden llevar a cabo en conjunto para alcanzar el objetivo deseado.

  Lo que se debe hacer: identificar resultados cuantificables:

Objetivos: reducir el número de errores de datos en el sistema

 

Resultados clave

  • Según se mide por el número de errores de calidad de los datos comunicados al servicio de asistencia
  • Como se mide por el número de pedidos que no se pueden completar automáticamente
  • Según lo medido por los errores en los pedidos que exponen los clientes

La coincidencia de los objetivos y resultados clave

Es importante encontrar resultados clave que sean indicadores principales del objetivo, en lugar de indicadores rezagados. Quieres resultados que se puedan medir con periodicidad y frecuencia, y que lleven al objetivo general.

Objetivo

Métrica

Satisfacción del cliente

Puntuaciones de los promotores de la red
Resultados de la encuesta
Pérdida de clientes
Tasa de adopción
Participación
Cuota de mercado (frente a la competencia)
Tasas de conversión

Ingresos periódicos

Ingresos trimestrales
Suscripciones

Rendimiento del sistema

Usuarios simultáneos
Cantidad de clientes
Número de quejas de rendimiento
Número de sistemas de control que desencadenaron eventos críticos

Seguimiento correcto con objetivos y resultados clave

Puntuación:  una escala móvil entre 0 y 1 que indica si fallaste, te acercaste o diste en el blanco establecido para alcanzar el resultado clave; por ejemplo: 

0,3 = te equivocaste por mucho.
0,7 = no diste en el blanco, pero hiciste un gran progreso.
1 = diste en el blanco (toma ya…).

Así es: una puntuación de 0,7 en un resultado clave se considera un éxito. Debes fijarte objetivos ambiciosos y no sentirte un inútil si terminas el trimestres sin una puntuación perfecta.

Si obtienes una puntuación de 1,0 en los resultados de forma regular, deberías asegurarte de que las metas de los resultados clave sean un poco más ambiciosas.

En Atlassian, usamos una simple plantilla de Confluence para anotar nuestros objetivos y resultados clave, y comunicar nuestro progreso a la organización. 

Objetivos y resultados clave y desarrollo ágil

El desarrollo ágil y los objetivos y resultados clave van perfectamente de la mano. Se dice que el desarrollo ágil disminuye los costes de cuando se cambia de opinión. Esto se debe a que la planificación ágil requiere una cadencia regular y planificada de comprobación del progreso del desarrollo; evalúa el contexto de la empresa (la competencia, los requisitos de los clientes, los requisitos normativos, las condiciones del mercado, etc.) y hace ajustes en función de esta información. El hecho de haber comunicado con claridad los objetivos y resultados clave proporciona transparencia.

Una revisión trimestral puede pasar de “¿lanzamos lo que dijimos que lanzaríamos?” a “¿logramos los objetivos que queríamos?”. La combinación de estas dos preguntas ayuda a una organización a decidir si seguir en su línea o cambiar de rumbo.

Adaptación de los objetivos y resultados clave a la estrategia empresarial

Al establecer los objetivos y resultados clave, es importante no perder de vista lo que está guiando a la organización. Por lo tanto, se deben adaptar los objetivos y resultados clave de primera línea a la misión, la idea y los valores que hacen de “Estrella polar” de la organización. Cuando los objetivos y resultados clave ayudan a definir el “qué” y el “cómo”, tu idea debe reforzar el “por qué”. Este diagrama en cascada ayuda a ilustrar la forma en la que la ida de una empresa debe estar vinculada a los objetivos y resultados clave anuales y trimestrales. También se muestra dónde encajan los objetivos y resultados clave en el ejercicio de planificación estratégica general.

Pirámide de objetivos y resultados clave con objetivos anuales en la base

Tus objetivos deben secundar tu misión y los valores de tu empresa, pero se deben adaptar a tus objetivos a largo y corto plazo (o de 1 año).

Introducción de los objetivos y resultados clave

Una forma de introducir los objetivos y resultados clave es hacer que una organización identifique tres o cuatro objetivos que quiera alcanzar para todo el año. Esto se hace normalmente a nivel de director general. Luego, se debe conseguir que cada parte de la organización identifique los objetivos relacionados que pueden alcanzar en cada uno de los cuatro trimestres del año. Esta mezcla de grandes objetivos anuales con los trimestrales más pequeños puede ayudar a la organización a descubrir la forma en la que los objetivos en un área en particular contribuyen a toda la organización.

Es importante identificar los resultados clave cuantificables para que puedas comprobar el progreso hacia tu objetivo. Si estableces un resultado clave que solo se puede medir una vez al año, solo tendrás una oportunidad por año para saber si tu trabajo te ayuda a alcanzar los objetivos. A medida que las organizaciones se enfrentan al creciente ritmo de cambio, no basta con comprobar el progreso una vez al año.

Si quieres obtener más instrucciones sobre el proceso de establecer y puntuar los objetivos y resultados clave, consulta esta estrategia de objetivos y resultados clave.

Forma en la que Jira Align puede ayudar

La solución Jira Align de Atlassian ayuda a conectar tu estrategia empresarial con la ejecución técnica. Donde los objetivos y resultados clave realizan el seguimiento de los frutos de la ejecución, Jira Align proporciona una visión clara de los objetivos, los resultados clave que se siguen y el trabajo hacia la consecución de los objetivos. Las funciones de objetivos y resultados clave incluidas de forma nativa en Jira Align ayudan a tu equipo a adaptarse, mantenerse adaptado y conectar al instante el trabajo con la entrega de valor.

¿Tienes curiosidad por saber más sobre la forma en la que los objetivos y resultados clave pueden ayudar a centrar la estrategia organizativa e impulsar la adaptación de forma continua? Mira nuestro seminario web bajo demanda.

Agradecimiento especial a Caz Gottlieb, gestor de producto asociado, Jira Align, por contribuir en este artículo.