Guía de la hoja de ruta del producto: qué es y cómo crearla

La hoja de ruta de un producto es una fuente de información compartida que describe la visión, dirección y progreso de un producto en el transcurso del tiempo. 

Bree Davies De Bree Davies
Buscar temas

Resumen: una hoja de ruta de un producto es un plan de acción de cómo un producto o una solución evoluciona a lo largo del tiempo. Los propietarios de los productos utilizan las hojas de ruta para describir las futuras funcionalidades del producto y para informar de los lanzamientos de nuevas funciones. Si se utiliza en un desarrollo ágil, la hoja de ruta ofrece un contexto crucial para el trabajo diario del equipo y debería ser flexible para poderse adaptar a los cambios en el panorama competitivo.

La hoja de ruta de un producto es esencial para informar sobre cómo los esfuerzos a corto plazo coinciden con los objetivos empresariales a largo plazo. Conocer la función de una hoja de ruta (así como saber crear una excelente) resulta clave para mantener a todos los miembros de tu equipo remando en la misma dirección.

¿Qué es la hoja de ruta de un producto?

La hoja de ruta de un producto es una fuente de información compartida que describe la visión, dirección, prioridades y progreso de un producto en el transcurso del tiempo. Se trata de un plan de acción cuyo objetivo es coordinar a la organización de cara a los objetivos a corto y largo plazo para el producto o proyecto, así como determinar la forma en que se lograrán dichos objetivos.

Hoja de ruta de un producto en Jira que muestra las categorías de ideas actuales, siguientes y posteriores.

Si bien es habitual que la hoja de ruta muestre lo que estás creando, es igual de importante que muestre por qué lo estás creando. Los elementos de la hoja de ruta deben estar claramente vinculados a la estrategia y los objetivos de tu producto, y tu hoja de ruta debe saber responder a los cambios en los comentarios de los clientes y el panorama competitivo.

Los propietarios del producto utilizan hojas de ruta para colaborar con sus equipos y formar un consenso sobre la forma en que un producto se desarrollará y cambiará con el tiempo. Los equipos ágiles recurren a la hoja de ruta del producto para coordinarse con respecto a qué ideas de productos se han priorizado y cuándo, y para obtener contexto para su trabajo diario y su orientación futura.

¿Qué equipos utilizan hojas de ruta del producto?

Las hojas de ruta se presentan de distintas formas y atienden las necesidades de diversos públicos:

Hoja de ruta interna para el equipo de desarrollo: estas hojas de ruta se pueden crear de varias maneras, según la forma de trabajar que le guste a tu equipo. Las versiones más comunes incluyen información sobre el valor que hay que entregar al cliente de forma prioritaria, las fechas de publicación objetivo y los hitos. Como regla general, los equipos de desarrollo deben utilizar una hoja de ruta del producto para entender la estrategia del producto, cómo se relaciona con los objetivos y por qué se han priorizado las iniciativas. Para el trabajo de desarrollo propiamente dicho, los equipos de desarrollo deberían crear un plan de entrega independiente que se base en la hoja de ruta del producto. Dado que numerosos equipos de desarrollo utilizan metodologías ágiles, estos planes a menudo están organizados por sprints y muestran cantidades de trabajo específicas y áreas problemáticas trazadas en un cronograma.

Hoja de ruta de un producto con tareas de desarrollo detalladas.

Hoja de ruta interna para ejecutivos: estas hojas de ruta enfatizan la forma en que el trabajo de los equipos respaldan los objetivos y métricas de alto nivel de la empresa. A menudo se organizan por mes o por trimestre para mostrar el progreso en el transcurso del tiempo para conseguir estos objetivos y, generalmente, incluyen menos detalles sobre las tareas e historias detalladas del desarrollo.

Hoja de ruta trimestral sencilla de un producto para ejecutivos.

Hoja de ruta interna de ventas: estas hojas de ruta se centran en las nuevas funciones y las ventajas para los clientes, e incluso pueden incluir a los clientes clave que estén interesados en estas funciones para facilitar las conversaciones de ventas. Es importante evitar incluir fechas fijas en las hojas de ruta para evitar vincular los equipos internos a fechas que puedan ser poco realistas.

Vista de hoja de ruta de cronograma.

Hoja de ruta externa: estas hojas de ruta deben motivar a los clientes con respecto a lo que está por venir. Asegúrate de que son visualmente atractivas y fáciles de leer. Además, deben ofrecer una vista generalizada y de alto nivel sobre las nuevas funciones y las áreas con problemas priorizadas para obtener clientes interesados en la dirección del producto en el futuro.

¿Por qué son importantes las hojas de ruta del producto?

La mayor ventaja de la hoja de ruta de un producto es la visión estratégica que muestra a todas las partes interesadas. La hoja de ruta asocia los objetivos más amplios del producto y la empresa con las tareas de desarrollo, lo cual conecta el trabajo entre los equipos y los coordina en torno a objetivos comunes para crear productos excelentes.

  • Para los líderes de la organización, la hoja de ruta proporciona información actualizada sobre el estado de las funciones y mejoras planificadas en un formato que se relaciona con los objetivos de la empresa y se entiende fácilmente.
  • Para los propietarios y gestores de productos, las hojas de ruta unifican los equipos que trabajan en las mejoras de productos de gran impacto y les permiten comunicarse de forma eficaz sobre las prioridades y su porqué con equipos adyacentes.
  • Para los propios desarrolladores, las hojas de ruta permiten conocer mejor la idea general, lo que a su vez permite a los miembros del equipo centrarse en las tareas más importantes, evitar la corrupción del alcance y tomar decisiones rápidas y autónomas.

Cómo crear la hoja de ruta de un producto

Para crear una hoja de ruta, los propietarios del producto deben evaluar las ideas en función de criterios clave, como las trayectorias del mercado, las opiniones y los comentarios de los clientes, los objetivos de la empresa y las limitaciones de esfuerzos. Una vez comprendidos estos factores, los equipos de producto podrán trabajar juntos para empezar a priorizar las iniciativas de la hoja de ruta.

El contenido de una hoja de ruta dependerá de su audiencia: una hoja de ruta para el equipo de desarrollo puede abarcar solamente un producto, mientras que una para ejecutivos puede incluir varios productos. En función del tamaño y la estructura de una organización, una sola hoja de ruta puede abarcar varios equipos que trabajan en el mismo producto. A menudo, una hoja de ruta externa incluirá varios productos alineados con un punto de énfasis o una necesidad del cliente.

La idea más importante es crear una hoja de ruta que tu público pueda entender perfectamente. Si se ofrecen demasiados o muy pocos detalles sobre la hoja de ruta, es muy fácil pasarla por alto, o peor, que su lectura resulte demasiado intimidante. Con una hoja de ruta que tenga la cantidad justa de detalles y que despierte cierto interés, puedes conseguir la participación que necesitas de los interesados clave.

Presentación de la hoja de ruta del producto

La hoja de ruta del producto tiene que convencer a dos grupos clave: el equipo de liderazgo y el equipo de desarrollo ágil. La presentación de la hoja de ruta supone una oportunidad excelente para demostrar a las partes interesadas clave que conoces bien los objetivos estratégicos de la empresa y las necesidades de tu cliente, así como que dispones de un plan para lograr los primeros y satisfacer las segundas.

A medida que avances por el proyecto, asegúrate de vincular el trabajo de tu equipo de entrega con la hoja de ruta del producto para que tu equipo y las partes interesadas tengan el contexto y la visibilidad que necesitan. Un método de eficacia demostrada: plasma las ideas con las que te comprometes en la hoja de ruta de tu producto y, a continuación, divide esas ideas en epics, requisitos e historias de usuario en tu hoja de ruta de entrega. Muchas veces, cada iniciativa tiene su epic correspondiente que hay que dividir en tareas más pequeñas para completarlo. Al establecer esta jerarquía, para los equipos de producto y desarrollo es más fácil tomar decisiones juntos y entender la forma en que su trabajo se adapta a la idea general.

Uso y actualización de la hoja de ruta

La creación de la hoja de ruta no termina una vez que llegues a tu estado final. A medida que va cambiando el panorama competitivo, se van ajustando las preferencias de los clientes o se modifican las funciones planificadas, es importante aprovechar los aprendizajes o hallazgos, incorporarlos al proceso de descubrimiento del equipo y garantizar que la hoja de ruta del producto siga reflejando el estado del trabajo actual y los objetivos a largo plazo.

La hoja de ruta se debe actualizar con la frecuencia necesaria (por ejemplo, cada semana o cada quincena) para que siga siendo una fuente de información precisa. Como nos ha pasado a todos en algún momento, una hoja de ruta resulta contraproducente si no está actualizada. Sabrás que tienes que actualizarla con más frecuencia cuando las partes interesadas te empiecen a llamar para que la actualices en lugar de consultarla. Estas solicitudes únicas suponen cierta desconfianza en tu hoja de ruta, así como una gran pérdida de tiempo.

Sin embargo, por otro lado, conviene que no dediques más tiempo a actualizar la hoja de ruta del necesario para coordinar a las partes interesadas y tu equipo. Recuerda que la hoja de ruta es una herramienta de planificación para analizar cómo crear productos excelentes que tengan un impacto en tus clientes y en tu negocio. Si dedicas tiempo a actualizar tu hoja de ruta que podrías (y deberías) dedicar a la ejecución, replantéate el ritmo y la forma en que incorporas las aportaciones, los comentarios y los datos de toda la empresa para priorizar tus iniciativas.

Prácticas recomendadas para las mejores hojas de ruta

Crear y mantener las hojas de ruta de los productos debe ser tanto un proceso continuo como una práctica arraigada de tu equipo de productos. Hay algunas formas sencillas de prepararte para tener éxito:

  • Incluir solamente los detalles necesarios para el público
  • Enfocar la hoja de ruta en las tácticas a corto plazo y en su vinculación a los objetivos a largo plazo por igual
  • Revisar las hojas de ruta con regularidad y realizar ajustes cuando cambian los planes
  • Asegurarse de que todo el mundo tiene acceso a la hoja de ruta (y de que la consultan con regularidad)
  • Conectarse con las partes interesadas a todos los niveles para garantizar la coordinación

¿Lo tienes todo listo para crear tu propia hoja de ruta? Empieza a usar Jira Product Discovery gratis.

A continuación
Gestor de productos