Close

¿Qué es una nube pública y cómo funciona?


Una nube pública es un tipo de informática en la nube en el que los proveedores de servicios en la nube de terceros ofrecen servicios de informática, como potencia informática, almacenamiento, bases de datos, aprendizaje automático, IA, redes, seguridad y análisis. Estos servicios están disponibles para cualquier persona que quiera adquirirlos o utilizarlos, de forma gratuita o bajo demanda, como servicios basados en suscripciones o de pago por uso. El coste depende del almacenamiento, el ancho de banda o los ciclos de CPU consumidos.

Las nubes públicas representan un cambio histórico en la informática empresarial, ya que elimina la necesidad de que las empresas asuman los costes de una costosa infraestructura de hardware, como los servidores y los centros de datos. Con la informática en la nube, las empresas pueden pagar solo por los recursos que consumen, lo que les permite reducir los costes tanto de inversión inicial como de mantenimiento. En esta guía se explica qué es una nube pública y en qué se diferencia de una nube privada, además de casos de uso prácticos.

¿Qué es una nube pública?


La nube pública es un tipo de informática en el que proveedores externos alojan y gestionan recursos, como el almacenamiento, las aplicaciones y los entornos de desarrollo e implementación, entre otros. La ponen a disposición a través de Internet para particulares y empresas.

Los recursos informáticos compartidos (o varios usuarios de aplicaciones de software que utilizan la misma infraestructura de forma simultánea) son fundamentales para el diseño y el funcionamiento de una nube pública. Las funciones de DevOps, como el intercambio eficaz de recursos, la tenencia múltiple, las economías de escala y la accesibilidad, hacen de la nube pública el complemento perfecto para la gestión ágil de proyectos (un enfoque de gestión de proyectos que hace hincapié en la colaboración y la flexibilidad) y para los equipos ágiles.

Cómo funciona una nube pública


La infraestructura de la informática en la nube pública son los componentes de hardware y software subyacentes que ofrecen servicios de informática en la nube a los usuarios a través de Internet. El proveedor de servicios en la nube diseña su infraestructura de forma que sea flexible, escalable y compatible con diversos servicios y aplicaciones.

Hay varios pasos clave para acceder a un recurso de la nube pública y utilizarlo. El primer paso es elegir un proveedor de servicios en la nube para implementar y gestionar tus recursos. Ten en cuenta los precios, los servicios disponibles, el tiempo de actividad, la integración, la seguridad y el cumplimiento.

Tras seleccionar un proveedor, accede a su consola o panel y crea tus recursos.

Por último, utiliza herramientas de monitorización para llevar un registro de la utilización de los recursos y otras métricas de rendimiento y, al mismo tiempo, optimizar los recursos para controlar los costes y mejorar la eficiencia.

Modelos de servicios de la nube pública


Tres categorías de servicios de informática en la nube ofrecen diferentes niveles de responsabilidades de gestión: infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y software como servicio (SaaS).

IaaS proporciona una infraestructura informática virtualizada a través de Internet. En este modelo, los usuarios tienen el control de la infraestructura y pueden configurarla según sus necesidades. El ejemplo más común es Amazon Web Services.

PaaS proporciona una plataforma para crear, implementar y gestionar aplicaciones y bases de datos. Los usuarios pueden centrarse en el desarrollo de aplicaciones sin tener que preocuparse por la infraestructura subyacente. Heroku y Microsoft Azure App Service son proveedores de PaaS estándar.

SaaS ofrece software a través de Internet por suscripción. En este modelo, no hay interacción con la infraestructura subyacente. Los usuarios solo interactúan con la aplicación de software; el proveedor la aloja, mantiene y actualiza. Algunos ejemplos son Bitbucket (plataforma de colaboración y repositorio de código fuente), Jira Software (gestión de proyectos y seguimiento de incidencias) y Confluence (herramienta de documentación y colaboración).

Ver la solución

Herramientas para un equipo de DevOps de élite

Material relacionado

La importancia de la estructura del equipo en la metodología DevOps

Ventajas de una nube pública


Los beneficios de DevOps son importantes y pocas herramientas de DevOps aportan los beneficios que ofrece una nube pública. El uso de una nube pública puede ayudar a las empresas de varios sectores de muchas formas. Algunas de las principales ventajas de una nube pública son:

Menores costes

Las empresas pueden eliminar la necesidad de realizar una importante inversión inicial en el mantenimiento de la infraestructura física. Además, con un modelo de pago por uso, las empresas pueden disfrutar de costes más bajos al pagar únicamente por los recursos que utilizan.

Escalabilidad

Con el acceso bajo demanda a los recursos informáticos, las empresas pueden escalar fácilmente su infraestructura añadiendo o eliminando recursos rápidamente para satisfacer la demanda. De esta forma, se garantiza un rendimiento óptimo en las horas punta y ahorra en las horas bajas.

Accesibilidad

Con centros de datos distribuidos por todo el mundo, los equipos remotos pueden acceder cómodamente a sus recursos desde cualquier parte del mundo con conexión a Internet. Esto convierte a la nube pública en un modelo práctico para los equipos que necesitan acceso global.

Seguridad reforzada

Un error común sobre las nubes públicas es que son inseguras. Los proveedores de servicios en la nube pública acreditados invierten mucho en medidas de seguridad y certificaciones. Tienen equipos de seguridad especializados y tecnologías avanzadas para proteger los datos y las aplicaciones.

Innovación y agilidad

Una nube pública facilita la innovación mediante una implementación rápida. Además, proporciona un entorno que permite el aprovisionamiento rápido y flexible de los recursos informáticos. Las empresas pueden ganar agilidad al aprovechar los servicios en la nube, como el acceso bajo demanda, la escalabilidad, la automatización y la accesibilidad global, para innovar a un ritmo más rápido.

Nubes públicas frente a nubes privadas


Las nubes públicas y privadas son servicios de informática en la nube distintos con diferentes modelos de implementación, casos prácticos y características. La elección ideal se reduce a los requisitos de seguridad y cumplimiento, las preferencias de control y el presupuesto.

Los proveedores externos implementan una nube pública a través de Internet y ponen sus servicios a disposición del público en general. Asimismo, son propietarios y operadores de la infraestructura.

Las empresas más grandes suelen alojar servicios de la nube privada en las instalaciones o hacer que los configure exclusivamente un proveedor externo. Una empresa emergente o pequeña empresa puede beneficiarse de la escalabilidad y la agilidad de una nube pública. Una empresa establecida con requisitos específicos puede decantarse por una nube privada.

Los proveedores y los usuarios comparten la responsabilidad de la seguridad con una nube pública. Los proveedores de nube acreditados invierten mucho en medidas de seguridad integrales. Los entornos de nube privada ofrecen a las empresas un control más directo sobre las medidas de seguridad, lo que los hace ideales para sectores con requisitos de cumplimiento estrictos (como el financiero o el sanitario).

Casos prácticos de una nube pública


Hay varios casos en los que la versatilidad de una nube pública es beneficiosa.

El almacenamiento de datos es un área en la que la escalabilidad y la rentabilidad de los servicios de la nube pública pueden beneficiar a las empresas. Las soluciones de almacenamiento escalables pueden adaptarse fácilmente a los volúmenes de datos cambiantes, lo que permite a las empresas escalar hacia arriba o hacia abajo en función de sus necesidades. Y, con un modelo de pago por uso, las empresas obtienen rentabilidad al pagar únicamente por el almacenamiento que utilizan.

La escalabilidad de una nube pública también es útil en el alojamiento de aplicaciones. Garantiza la eficiencia durante los diferentes niveles de tráfico y demanda.

El aprovisionamiento rápido en una nube pública para el desarrollo y los entornos permite una entrega continua, con ciclos de desarrollo y pruebas eficientes sin necesidad de una infraestructura local.

Adopta una nube pública con Open DevOps


Cada equipo de software debe elegir sus herramientas y su modelo de TI sin sacrificar la capacidad de colaborar en toda la empresa. El uso de una nube pública permite a las empresas utilizar los servicios informáticos de proveedores externos para escalar sus tecnologías y, al mismo tiempo, minimizar los costes de infraestructura.

Las implementaciones en la nube permiten a los equipos conectar sus herramientas de extremo a extremo, lo que facilita la supervisión de todas las partes de la canalización. La supervisión exhaustiva es otra capacidad clave para las empresas que practican DevOps, ya que les permite abordar incidencias e incidentes con mayor rapidez.

Al combinar una nube pública con Open DevOps de Atlassian, los equipos pueden mejorar sus procesos de desarrollo al hacer que una cadena de herramientas diversa funcione como si fuera un recurso todo en uno. Los equipos de software pueden trabajar como quieran y en las herramientas que más les gusten sin sacrificar la coordinación.

Open DevOps también funciona con Bitbucket, una solución de gestión de repositorios de Git que proporciona un lugar central para colaborar en el código. Además, con CI y CD basadas en la nube, como en Bitbucket Pipelines, los equipos pueden desarrollar, probar e implementar código de forma automática sin preocuparse por gestionar y mantener la infraestructura de CI.

Consulta las ofertas de Atlassian Cloud

Nube pública: preguntas frecuentes


¿En qué se diferencia una nube pública de una nube híbrida?

Los proveedores externos alojan y gestionan los servicios de nube pública y los ponen a disposición del público general. Las nubes híbridas utilizan una infraestructura local (una nube privada) con una nube pública. Esto permite a los usuarios compartir datos y aplicaciones entre ellos. Las principales diferencias entre estas herramientas de DevOps incluyen la propiedad y la gestión, la infraestructura, la escalabilidad, el modelo de implementación y los costes.

¿Cuáles son algunos de los desafíos del uso de una nube pública?

Si bien el uso de una nube pública tiene muchas ventajas, también conlleva desafíos. Por un lado, hay problemas de seguridad. Almacenar datos confidenciales o regulados en una nube pública suscita preocupación en cuanto a la privacidad de los datos y por el riesgo de incumplimiento de las normativas sectoriales o regionales. Otro desafío es la dependencia de la conectividad a Internet, ya que las interrupciones pueden afectar a la disponibilidad de los servicios.

¿Cómo beneficia la nube pública a los equipos ágiles?

Las nubes públicas encajan dentro de la metodología ágil, ya que permiten a los equipos adaptarse a los requisitos cambiantes de manera más eficiente. Los recursos bajo demanda, la flexibilidad y la escalabilidad de la infraestructura y los servicios de una nube pública permiten a los equipos ágiles adaptarse y colaborar más.


Compartir este artículo

Lecturas recomendadas

Consulta estos recursos para conocer los tipos de equipos de DevOps o para estar al tanto de las novedades sobre DevOps en Atlassian.

Ilustración de Devops

La comunidad de DevOps

Ilustración de Devops

Ruta de aprendizaje de DevOps

Ilustración de un mapa

Pruébalo gratis

Suscríbete para recibir el boletín de DevOps

Thank you for signing up