Creemos que todos los equipos tienen potencial para hacer cosas asombrosas cuando trabajan de forma abierta.

Los productos de Atlassian ayudan a miles de equipos a lidiar con las complejidades que plantea el trabajo de hoy en día. Sin embargo, se necesita algo más que buenas herramientas para sacar el máximo partido al potencial de un equipo. Es necesario tener una actitud abierta.

La historia de Natalie

Los equipos fuertes comparten más que objetivos.

Cuando la emprendedora Natalie Egan hizo público que era transgénero se enfrentó a prejuicios y discriminación. Abrirse con su equipo sobre las luchas que estaba librando sirvió para unirlos más y acercarlos a su misión de difundir empatía.

La historia de Carlyn y Jon

Tener perspectivas diferentes resulta valioso porque son diferentes.

Carlyn Dougherty, una estudiante de informática de la Universidad de Columbia, se asoció con el ex-soldado del ejército de los EE. UU., Jon Ellsworth, y obtuvo la ayuda de 150 militares para desarrollar una tecnología que salva vidas.

La historia de Sean

El pensamiento divergente enciende la llama de la creatividad.

Se necesita todo un pueblo para educar a un niño. Según la experiencia de Sean Ahlquist, fue necesario un equipo para crear una nueva tecnología que pudiera cambiar las vidas del millón y medio de niños con autismo de los Estados Unidos.