Close

Nube pública, privada o híbrida

Cuando hablamos de la nube, lo habitual es que nos estemos refiriendo a la nube pública. Pero ¿qué significa eso exactamente? ¿Qué es la nube pública? ¿En qué se diferencia de una estrategia de nube privada o híbrida? ¿Qué debes saber sobre cada opción? ¿Qué estrategia debería elegir tu organización?

Nube pública

¿Qué es la nube pública?

Se habla de nube pública cuando se ofrecen software o servicios informáticos a través de Internet. Por ejemplo, Zoom, Slack y Microsoft Teams están basados en la nube, al igual que Canva, Asana, GitLab, Squarespace y MailChimp. Todos son conocidos servicios de software que se proporcionan mediante suscripción y a los que se accede en línea.

Estas son las principales características de los servicios de nube pública:

  • Son fáciles de acceder en Internet y desde cualquier dispositivo.
  • Tu cuenta comparte espacio en un servidor con otras cuentas.
  • Habitualmente, el proveedor de servicios en la nube no solo se encarga de sus aplicaciones de software, sino también de la infraestructura, lo que significa que las labores de seguridad, cumplimiento normativo, mejoras de sistemas y mantenimiento continuo recaen principalmente en el proveedor, no en tu equipo.

Ventajas de la nube pública

A finales de 2021, al menos el 50 % de las cargas de trabajo de las empresas estará en la nube, según el informe State of the Cloud de Flexera. Un valor nada sorprendente, si atendemos al ritmo vertiginoso de la innovación. Estas son solo algunas de las ventajas de los servicios de la nube pública para las empresas:

  • Escalabilidad rápida y sencilla: ¿necesitas más capacidad de procesamiento? La mayoría de los servicios en la nube se pueden ampliar automáticamente para atender a más usuarios durante los picos de trabajo o reducir para ahorrar dinero en los periodos de menos actividad. Además, aunque no optes por una opción de escalado automático, reservar más capacidad de procesamiento manualmente suele ser tan sencillo como pulsar un botón.
  • Costes reducidos a largo plazo: hay muchos costes ocultos para las empresas que eligen alojar software en un servidor privado, desde el coste de los propios servidores hasta el gasto derivado del tiempo de inactividad o del mantenimiento del equipo de TI. Los servicios de nube pública liberan a tu empresa de esos costes (y de la carga de TI) y los pasan directamente al proveedor.
  • Nunca te quedas atrás con respecto a la competencia: en la nube pública, tienes acceso a las últimas innovaciones, las nuevas funciones, las correcciones de errores y las actualizaciones de seguridad y de cumplimiento en cuanto están disponibles. Todo ello sin largos procesos de aprobación interna ni trabajo adicional para tus equipos de TI.
  • Seguridad y cumplimiento normativo: con la nube pública, la mayoría de tareas de seguridad y cumplimiento recaen en el proveedor, no en tu equipo. Contar con los expertos en seguridad de un proveedor de confianza puede aliviar considerablemente la carga del departamento de TI.
  • Gestión de incidentes y tiempo de actividad: esta es otra forma más en la que el proveedor libera de tareas a tu equipo de TI, que podrá disfrutar de una mayor tranquilidad y centrarse en tareas más especializadas. Tus expertos ya no tendrán que preocuparse por los incidentes que se produzcan en mitad de la noche.
  • Idoneidad para el trabajo remoto: como los servicios de nube pública están diseñados para ser accesibles (y seguros) desde cualquier lugar, los equipos remotos y distribuidos pueden ponerse manos a la obra al momento, sin necesidad de configuraciones de VPN adicionales ni soluciones complejas.
  • Mejora del rendimiento de la red: el rendimiento de la red es el principal motivo por el que las empresas se pasan a la nube, según una encuesta del INAP.
  • Costes compartidos, costes reducidos: al compartir un servidor con otros clientes, el coste de las mejoras, los parches de seguridad, el mantenimiento, etc. también se comparte (y, por lo tanto, es más bajo).
  • Funciones inteligentes: con los servicios de nube pública, tu proveedor dispone de muchos más datos sobre el uso de sus productos. Así, es más fácil que el software ofrezca opciones inteligentes predictivas o de autocompletar con las que, por ejemplo, podrás etiquetar al compañero adecuado en un documento colaborativo, hacer búsquedas efectivas o encontrar una plantilla popular en tu producto de software.

Riesgos y desafíos de la nube pública

Los servicios de nube pública se están imponiendo en todo el mundo. Pero ¿qué inconvenientes hay que tener en cuenta?

  • Costes de migración: los servicios de nube pública suelen permitir ahorrar dinero a largo plazo, pero migrar datos y usuarios de una implementación local a la nube supone una inversión inicial de tiempo y dinero. El lado bueno es que esos gastos, aunque son elevados, se tienen que hacer una sola vez. Una vez en la nube pública, el ahorro empieza a notarse bastante rápido.
  • Curva de aprendizaje: si tus empleados trabajan con sistemas locales, lo más seguro es que haya una curva de aprendizaje al pasar a la nube. Por eso, las empresas que deciden dar el paso deben tener previsto que se producirán más solicitudes de asistencia técnica en las semanas posteriores al traslado y posibles reducciones de la productividad a corto plazo.
  • Residencia de datos: las empresas con requisitos estrictos de residencia de datos (como muchas organizaciones gubernamentales) deben ser cautelosos al elegir su proveedor de servicios en la nube. Algunos tienen controles de residencia de datos (en Atlassian, los ofrecemos con nuestros planes Enterprise Cloud) y otros, no.

Por qué a tanta gente le gusta la nube pública

En una encuesta reciente con TechValidate, preguntamos a los clientes de Atlassian por sus sensaciones después de pasar de un sistema local a la nube pública. Estas fueron algunas de sus respuestas:

“La razón principal para migrar fue mejorar la asistencia para usuarios remotos. Esto [fue clave] durante la crisis de la COVID-19, ya que nos permitió acceder al código de manera segura sin usar redes VPN de la empresa”. — Damien Gray, Ingeniero Principal de Óptica Láser, EOS North America*

“La solución era más cara a corto plazo, pero a la larga nos ahorrará dinero porque se reducirán los costes de gestión”. — Bryan Kennedy, Director de TI, Museo de Ciencias de Minnesota*

“La estabilidad y la seguridad son sustancialmente mejores de lo que nos ofrecían las implementaciones locales. La capacidad de escalar con licencias de usuario individuales es muy rentable”. - Jarrett Prosser, Ingeniero Jefe, Rollercoaster Digital*

Nube privada

¿Qué es la nube privada?

Hablamos de nube privada para referirnos al software o los servicios informáticos que se alojan en un servidor privado y no están disponibles a través del Internet público. Las nubes privadas pueden alojarse de forma local (a cargo de tu equipo de TI) o en una ubicación remota.

Las empresas con requisitos normativos y legales estrictos pueden gestionar su propia infraestructura en la nube con implementación local o en servidores con particiones mediante un proveedor de alojamiento que mantenga sus datos y activos separados de los de otras empresas. En este tipo de implementación de la nube, las empresas tienen todo el control de su software, servidores, datos, etc., pero a cambio de una inversión considerable de mantenimiento y propiedad de activos, así como de personal.

Ventajas de la nube privada

¿Por qué hay empresas que eligen la nube privada? Antes la respuesta era la seguridad, pero hoy en día los servicios de nube pública suelen ser más seguros que los locales. Con todo, estas siguen siendo algunas de sus ventajas:

  • Control pleno: tu equipo de TI lo gestiona todo. Esto aumenta su carga, pero también te proporciona un control total sobre las actualizaciones, los parches de seguridad, la personalización, etc.
  • Personalización: gracias a la flexibilidad que ofrece la nube privada, tus administradores pueden personalizar el contenido. La contrapartida es que puede aumentar la cantidad de trabajo y, si no se tiene cuidado, saturar los sistemas con personalizaciones no utilizadas o descartadas.

Riesgos y desafíos de la nube privada

La nube privada tiene sus propios desafíos:

  • Actualizaciones más lentas: cuando hay disponible una actualización o un parche de seguridad, la nube pública los obtiene al instante. Con la nube privada, estos cambios suelen ser trimestrales, semestrales o incluso anuales. En ese tiempo, puede verse afectado cualquier aspecto, desde las correcciones de errores hasta la seguridad.
  • Costes más altos: a corto plazo, optar por una solución privada puede ahorrar dinero a las empresas de mayor tamaño. Sin embargo, a la larga, los resultados se ven afectados por el sobreaprovisionamiento, el tiempo de mantenimiento de TI, los tiempos de inactividad y otros costes ocultos.
  • Menos idoneidad para el trabajo remoto: ¿necesitas ofrecer asistencia a equipos distribuidos o trabajadores remotos, a tiempo completo o durante una crisis? Aunque la nube privada puede admitir el trabajo remoto, no está preparada por defecto para ello. En consecuencia, tus equipos de TI tendrán que hacer trabajo adicional y preparar a tus empleados será también más complicado.

Nube híbrida

Por supuesto, defendemos la nube pública, pero tanto las soluciones públicas como las privadas tienen sus pros y sus contras. Esto nos lleva a una opción que se encuentra justo en el medio: la nube híbrida.

¿Qué es la nube híbrida?

En el enfoque de nube híbrida, una empresa decide alojar algunos servicios en la nube pública y otros en una nube privada para aprovechar las ventajas de ambos tipos de alojamiento. Esta es una estrategia popular entre las empresas; de hecho, nada menos que un 87 % de ellas afirma tener una estrategia de nube híbrida.

Ventajas de la nube híbrida

¿Por qué tantas empresas adoptan una solución híbrida? En una implementación de nube híbrida, los datos se mueven entre una nube pública y una nube privada autoalojada. La ventaja de este enfoque es que las empresas pueden almacenar datos protegidos por sus propios cortafuegos mediante los protocolos de cifrado requeridos y, después, moverlos de forma segura a un entorno de nube pública, donde disponen de una capacidad de procesamiento ampliable bajo demanda.

Estas son algunas de las principales ventajas de esta estrategia:

  • Flexibilidad: la nube híbrida permite priorizar el control en algunos casos y la velocidad, la innovación y el ahorro de costes en otros. No estás sometido a una estrategia en exclusiva, sino que puedes evaluar cada servicio en función de los usos que le vayáis a dar en la organización.
  • Aborda las cuestiones normativas sin dificultar el acceso a todas las herramientas: la nube privada es menos accesible, pero a veces es la mejor opción para garantizar el cumplimiento normativo. Con una solución híbrida, puedes elegir la opción privada donde las regulaciones lo requieran, pero garantizar la facilidad de acceso a la mayoría de tus herramientas a través de la nube pública.

Riesgos y desafíos de la nube híbrida

¿Hay desventajas que tener en cuenta a la hora de elegir esta solución? Sí. Al igual que con las otras dos opciones, tiene sus pros y sus contras. Para saber si esta estrategia es la más conveniente en tu caso, deberás atender a distintos factores.

El principal desafío de la nube híbrida es que es más compleja. Tus equipos de TI tendrán que manejarse con las ventajas y las desventajas tanto de la nube pública como de la privada. También tendrán más incidencias de integración. Además, es probable que necesiten capas adicionales de seguridad, sin mencionar que los empleados pueden necesitar formación adicional y tener que implementar procesos más complicados para trabajar en ambos sistemas.

Nube híbrida, TI híbrida

En un entorno de nube híbrida, tu equipo de TI también pasará a ser híbrido. Dejará de ser un equipo de TI tradicional que solo gestiona servidores locales tradicionales, pero tampoco será un equipo dedicado en exclusiva a la nube que solo gestiona integraciones, proveedores de servicios en la nube, etc. En lugar de eso, sus habilidades y funciones irán desde la gestión de recursos locales, migraciones o centros de datos, a herramientas en la nube, integraciones y seguridad de proveedores, cumplimiento normativo, etc.

Comparativa entre la nube pública, privada e híbrida

 

Público

Privada

Híbrida

Alojamiento

Público

Servidor compartido

Privada

Servidor privado

Híbrida

Ambas

Acceso

Público

Disponible en cualquier lugar

Privada

Limitado

Híbrida

Ambas

Mantenimiento

Público

A cargo del proveedor

Privada

A cargo de tu equipo de TI

Híbrida

Ambas

Escalado

Público

A menudo automatizado o disponible al momento

Privada

Manual

Híbrida

Ambas

Costes

Público

Menores a largo plazo

Privada

Menores a corto plazo

Híbrida

Ambas

Actualizaciones

Público

Disponibles al momento

Privada

Habitualmente trimestrales, semestrales o anuales

Híbrida

Ambas

Gestión de las incidencias

Público

Gestión del proveedor

Privada

Gestión interna

Híbrida

Ambas

Idoneidad para el trabajo remoto

Público

Privada

No

Híbrida

Ambas

Residencia de datos

Público

Disponible en algunos proveedores

Privada

Híbrida

Ambas

Personalización

Público

Limitado

Privada

Ilimitado

Híbrida

Ambas

Si crees que no estás en la nube pública, deberías pensarlo dos veces.

La mayoría de las organizaciones utiliza prácticamente 2000 servicios en la nube, pero cree que solo utiliza 30. Lo más seguro es que tus equipos ya estén en la nube pública, con servicios como Canva y MailChimp, o configuraciones no oficiales de Slack.

Esto es lo que se denomina “shadow IT”, y puede ser una fuente de riesgos de seguridad para tu organización.

La buena noticia es que este riesgo añadido se puede resolver. La solución es hacer una auditoría para saber qué servicios en la nube utilizan los empleados. Cuando lo sepas, tu equipo de TI podrán confirmar si son seguros u ofrecerles alternativas en el caso de que esos proveedores no cumplan con tus estándares de seguridad.

El futuro de la nube

A lo largo de los años, las empresas han tenido que afrontar diversas problemáticas relacionadas con la nube, como la seguridad, la disponibilidad de las aplicaciones, la residencia de datos o el cumplimiento. El lado bueno es que la nube mejora su capacidad de abordar estas cuestiones año tras año. De hecho, en la actualidad, la mayoría de las empresas considera que la nube es más segura que las implementaciones locales. Cada vez hay más opciones de residencia de datos y, con los proveedores adecuados, el cumplimiento suele estar integrado.

Por eso, el futuro se presenta lleno de nubes y con el paso de las empresas a la nube pública a un ritmo bastante acelerado. Si estás pensando en migrar de un servidor a la nube, visita nuestro centro de migración para obtener más información, versiones de prueba gratuitas y una guía paso a paso.

Próximamente...

Plataforma en la nube

Visita el Trust Center de Atlassian

Consigue la información más reciente sobre la seguridad, la fiabilidad, la privacidad y la conformidad de los productos y servicios de Atlassian.

Migración a Cloud

Más información sobre la migración a Cloud

Encuentra todos los recursos, las herramientas y el soporte que necesites para evaluar si Cloud es la opción ideal para tu organización.