Close

5 modelos de toma de decisiones que probar si te atascas

Cuidado con los sesgos que pueden llevarte a tomar malas decisiones

Buscar temas
Bola de cristal

Ay, las decisiones. Según algunas estimaciones, hacemos 35 000 elecciones conscientes todos los días.

Esta cifra podría incluso tender a aumentar paulatinamente gracias al auge de estructuras organizativas más planas, que descentralizan la toma de decisiones. En lugar de que los principales líderes sean quienes se hacen cargo de todas las resoluciones, los empleados de cualquier rango tienen la capacidad para tomar más decisiones, y es más probable que estas se tomen de forma colaborativa.

Todo esto significa que las buenas habilidades para tomar decisiones son más importantes que nunca. Sin embargo, tomar decisiones de gran calidad y hacerlo de forma eficaz no es tarea fácil. Si a tu equipo le cuesta decidirse incluso por dónde pedir comida, lo sabrás de primera mano.

Ahora bien, ¿y si contaras con una serie de herramientas que te ayudara a tomar mejores decisiones y con mayor rapidez? Y no, no estamos hablando de lanzar una moneda al aire ni de echarte las cartas. A estas herramientas se las denomina "modelos de toma de decisiones". Hay varios identificados, pero ninguno de ellos es infalible. Te interesará recurrir a modelos diferentes en situaciones distintas.

Aparte de familiarizarte con los modelos de toma de decisiones, también debes conocer los sesgos que pueden llevarte a tomar malas decisiones. Si ya te has decidido a meterte de lleno, empecemos.

Modelos de toma de decisiones

Modelo racional de toma de decisiones

¿Tienes que tomar una decisión compleja que supone un gran riesgo? ¿Vas a tomar esta decisión con otras personas? ¿Suscitan emociones intensas las distintas opciones? ¿Tienes tiempo para reflexionar e investigar con seriedad?

Si la respuesta a todas estas preguntas es afirmativa, puede que te interese plantearte la opción de utilizar el modelo racional de toma de decisiones, que consta de seis pasos:

  1. Definir el problema
  2. Identificar los criterios que utilizarás para juzgar posibles soluciones
  3. Decidir la importancia de cada criterio
  4. Generar una lista de posibles alternativas
  5. Evaluar esas alternativas
  6. Determinar la mejor solución

(Algunas fuentes identifican pasos adicionales, como probar la solución antes de implementarla.)

El modelo racional contrarresta muchos de los factores (como las suposiciones erróneas) que pueden hacer que tomemos malas decisiones. Este modelo, que puede minimizar el riesgo y la incertidumbre, lo puedes utilizar por tu cuenta o como parte de un equipo.

Sin embargo, no es el mejor modelo para usar cuando se tienen restricciones de tiempo o en una situación que cambia rápidamente. También conviene recordar que no siempre tendrás toda la información necesaria para usar este modelo. Y, aunque la tengas, pasar por todo el proceso no es eficaz ni necesario para algunas decisiones.

Modelo de toma de decisiones de racionalidad limitada

Y eso nos prepara para hablar del modelo de racionalidad limitada. Es posible que también hayas escuchado este modelo llamado " satisfactorio". En lugar de buscar rigurosamente la mejor decisión posible, solo estás buscando una decisión "lo suficientemente buena".

Puedes usar racionalidad limitada cuando no tengas tiempo ni información suficientes para seguir plenamente el modelo racional de toma de decisiones. A veces es mejor tomar una decisión lo suficientemente buena antes que una decisión "perfecta" que se retrasa. Y, en gran medida, quema menos energía mental y demás recursos.

Para ayudarte a lidiar con toda la información que tienes que procesar y todas las decisiones que tienes que tomar en un día, tu cerebro puede tomar atajos.

Modelo de toma de decisiones Vroom-Yetton

No existe un proceso ideal para tomar decisiones. En lugar de ello, el mejor proceso que usar cambiará en función de tu situación.

Esa es la idea detrás del modelo de decisión Vroom-Yetton (a veces conocido como Vroom-Yetton-Jago). La primera parte de este modelo utiliza siete preguntas de sí o no. Por ejemplo: "¿es importante el compromiso del equipo con la decisión?"

Tus respuestas a las preguntas te guiarán hacia uno de los cinco procesos de toma de decisiones. Las opciones van desde tomar la decisión basada en lo que sabes ahora sin consultar a tu equipo hasta llegar a un consenso grupal con el equipo.

La flexibilidad es uno de los puntos fuertes del modelo Vroom-Yetton. Cualquier persona de cualquier rango puede usarlo, y puede funcionar incluso si estás en una situación nueva. Sin embargo, no tiene en cuenta factores personales para el que toma las decisiones, las preguntas pueden no ser lo suficientemente precisas para algunas situaciones y puede que no funcione tan bien para grupos de mayor tamaño.

Modelo intuitivo de toma de decisiones

Puede que te sorprenda saber que incluso cuando tomas una decisión de forma intuitiva o instintiva, estás siguiendo un modelo. Las decisiones intuitivas se pueden dar casi al instante. Pero eso no quiere decir que se te metan en la cabeza sin más. En realidad, tu cerebro está realizando un reconocimiento de patrones a gran velocidad. Lo que está haciendo es revisar rápidamente todo lo que has aprendido de situaciones anteriores similares para ayudarte a tomar una decisión en tu situación actual.

Los investigadores han descubierto que un modelo intuitivo de toma de decisiones genera buenos resultados en lo que respecta a áreas en las que tienes mucha experiencia. Pero seguir tu instinto es menos eficaz cuando te encuentras en una circunstancia desconocida, como un nuevo trabajo. Esto se debe a que aún no tienes suficiente experiencia como para reconocer patrones rápidamente.

Cabe destacar que, a veces, una decisión que creemos que es racional y lógica resulta, en realidad, mucho más intuitiva. Si has considerado opciones adicionales solo para volver a tu elección inicial, es posible que hayas estado siguiendo el modelo retrospectivo de toma de decisiones.

Modelo de toma de decisiones por reconocimiento

El modelo por reconocimiento tiene mucho en común con el modelo intuitivo. Funciona de la siguiente manera:

  1. El responsable de la toma de decisiones reconoce un patrón en la información disponible.
  2. Luego, escoge un curso de acción y repasa ese "guion de acción" en su mente.
  3. Si el guion de acción parece funcionar, el responsable de la toma de decisiones sigue adelante. Si no parece que vaya a funcionar, este modifica el guion o lo abandona y comienza de nuevo con uno nuevo.

Al igual que el modelo intuitivo, el modelo por reconocimiento funciona mejor en situaciones en las que se puede aprovechar la experiencia. En esos casos, es un modelo especialmente práctico cuando se tiene presión de tiempo.

Sesgos comunes en la toma de decisiones

Ahora que conoces una variedad de modelos de toma de decisiones, decidir será automático, ¿no? Pues no exactamente. Para ayudarte a lidiar con toda la información que tienes que procesar y todas las decisiones que debes tomar en un día, tu cerebro puede tomar atajos, que a veces resultan útiles. Sin embargo, otras veces pueden conllevar elecciones realmente pésimas.

Ten cuidado con estos sesgos mentales comunes cuando tomes una decisión. Incluso saber que existen y que eres vulnerable a ellos puede ayudarte a tomar mejores decisiones.

Sesgo de confirmación

Sesgo de confirmación significa prestar atención a la evidencia que confirma tus creencias e ignorar cualquier cosa que no lo haga. Supongamos que estás ayudando a elegir a alguien para ocupar un nuevo puesto en tu organización. En el proceso han quedado dos finalistas. Según sus currículos, prefieres al candidato B antes que al candidato A, pero tienes la mente abierta.

¿O tal vez no? Durante las entrevistas, el sesgo de confirmación podría hacerte prestar atención a cualquier cosa que demuestre que el candidato B es un aspirante increíble para el puesto, pero ignorando posibles malas señales. Mientras tanto, durante la entrevista del candidato A, pasas por alto las respuestas que lo convierten en la mejor opción, mientras te quedas con cualquier información que no te guste.

El sesgo de confirmación nos hace buscar información que apoye nuestras opiniones existentes. Sin embargo, también nos anima a interpretar la información de una manera que demuestre que tenemos razón. Gracias al sesgo de confirmación, dos personas con diferentes creencias podrían sacar distintas conclusiones del mismo conjunto de estadísticas.

Para superar el sesgo de confirmación, busca personas y fuentes de información que desafíen tus opiniones, incluso si ya sabes con seguridad que "todas las pruebas" apoyan lo que quieres hacer. Te sorprenderá ver que no todo es blanco o negro.

Heurística de disponibilidad

La heurística de disponibilidad nos lleva a tomar decisiones basadas en la facilidad con la que algo viene a la mente. Por ejemplo, si tu amigo acaba de pasar por un largo retraso en el vuelo con una aerolínea, la heurística de disponibilidad te haría evitar esa aerolínea para tu próximo viaje de negocios, aunque en realidad tenga un mejor récord de puntualidad que la aerolínea que acabes eligiendo. Dado que puedes recordar rápidamente la experiencia de tu amigo, sobrestimas la probabilidad de retrasos futuros en los vuelos con esa aerolínea.

La heurística de disponibilidad puede confundirnos porque nuestros pensamientos parecen la realidad. No obstante, tomarás mejores decisiones cuando puedas hacer una pausa, dudar de ti mismo y ver si realmente hay información que apoye tus percepciones.

Sesgo del superviviente

El sesgo del superviviente nos hace tomar decisiones basadas únicamente en casos de éxito, todo ello mientras damos por sentado que conocemos el caso completo.

Un ejemplo común del sesgo del superviviente es el uso de las historias de éxito de otras organizaciones para decidir qué debe hacer tu organización. La Empresa A puede haber tenido un gran éxito con una estrategia en particular y todo el mundo la alaba. Pero no sabemos que las Empresas B, C y D usaron la misma estrategia y ahora están en quiebra.

Para evitar el sesgo del superviviente, practica el escepticismo. Antes de tomar una decisión basada en historias de éxito, pregúntate si esas historias solo tienen en cuenta a los "supervivientes".

El sesgo de confirmación nos hace buscar información que apoye nuestras opiniones actuales.

Efecto de anclaje

El efecto de anclaje nos hace usar información inicial para hacer juicios posteriores. Por ejemplo, la oferta de precios inicial fija el rumbo en una negociación. Pero incluso estar expuesto a un anclaje cognitivo arbitrario y aleatorio puede afectar tu elección. En un estudio, los participantes hicieron girar una ruleta y luego se les pidió adivinar el porcentaje de países de África que forman parte de las Naciones Unidas. Aquellos que sacaron un número alto en la ruleta adivinaron porcentajes más altos.

El efecto de anclaje es otra buena razón para ralentizar tu proceso de toma de decisiones cuando sea posible. Al saber lo vulnerables que son los humanos a este fenómeno, tienes una mejor oportunidad de reconocer cuándo necesitas información adicional.

Efecto halo

Todos conocemos el poder que tienen las primeras impresiones, pero solemos pasamos por alto el verdadero peso que pueden llegar a tener. Creemos estar empleando a un contratista porque es inteligente y organizado. Sin embargo, podríamos estar dando por sentado todo eso porque es alto o tiene un apretón de manos firme.

Ese es el efecto halo. También funciona a la inversa. Si alguien te derrama vino en un evento, probablemente vas a creer menos en su opinión.

Presta atención a los esfuerzos de tu cerebro para ahorrar trabajo con el efecto halo. Cuando estés tomando una decisión, pregúntate si lo estás haciendo según una primera impresión. ¿Qué pruebas adicionales tienes por creer o dudar de esa impresión?

¿Necesitas más herramientas para tomar decisiones?

Antes de terminar, queremos dejarte con más recursos que pueden ayudarte a tomar decisiones con otros.

Puede que también te interese

Plantilla de decisiones

Orientaciones que otros equipos pueden seguir para saber cómo has llegado a una decisión

Utiliza esto
Logotipo de Confluence

Confluence es un espacio de trabajo del equipo en el que las organizaciones documentan y comparten su visión, sus planes y sus objetivos para unificar el trabajo en equipo.

A continuación
Project management