Close

Técnicas de lluvia de ideas

Inspira un sinfín de momentos únicos

Personajes en paracaídas entregando contenido

¿Qué son las técnicas de lluvia de ideas? Las técnicas de lluvia de ideas son las prácticas recomendadas para obtener ideas brillantes de una sesión de lluvia de ideas.

Has programado una sesión de lluvia de ideas en el calendario y estás preparado para que empiecen a llover ideas fantásticas.

Pero la cuestión es la siguiente: no puedes, simplemente, dar por sentado que vas a reunir a todo el mundo en una sala y observar cómo se produce la magia.

Una sesión de lluvia de ideas eficaz necesita algo más que un puñado de cerebros: necesita una estructura. Eso significa que debes acudir preparado con algunas indicaciones y ejercicios para iniciar el proceso de generación de ideas.

A continuación, te ofrecemos una serie de técnicas de lluvia de ideas divididas en cuatro categorías diferentes, para que puedas ayudar a todo el mundo a sacar sus mejores ideas y aprovechar al máximo el tiempo que pasáis juntos.

Técnicas visuales de lluvia de ideas

No hace falta ser un artista para conseguirlo. Sacar unos rotuladores y hacer unos garabatos con estos ejercicios visuales de lluvia de ideas puede ayudarte a salir de tu propia cabeza y a tener ideas creativas.

1. Mapa mental

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Pizarra o papel
  • Rotuladores

Funcionamiento: los mapas mentales te obligan a explorar diferentes facetas de un problema y a organizar tus ideas para ver las posibles soluciones. Tendrás que empezar con la pregunta central a la que intentas responder o el problema que quieres resolver, y que deben colocarse en el centro del papel o la pizarra.

Sé lo suficientemente específico como para ofrecer orientación sin encasillar a las personas en una sola forma de pensar. Por ejemplo, pregunta: “¿Cómo podemos mejorar los tiempos de respuesta de nuestros clientes?” en lugar de algo general como, “¿Cómo podemos ofrecer un mejor servicio al cliente?”.

A partir de ahí, anota diferentes pensamientos relacionados con esa pregunta y apúntalos en burbujas separadas alrededor de la pregunta principal. Después, utiliza esas ideas para dar lugar a otras que puedas conectar mediante círculos, líneas y flechas.

¿Y acabar con una maraña? De eso se trata exactamente. Pero ahora puedes desenredar todas esas ideas y quedarte con las mejores.

2. Guion gráfico

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Notas adhesivas
  • Rotuladores
  • Una pared blanca

Funcionamiento: probablemente hayas oído hablar del guion gráfico en el contexto de la planificación del argumento de una película o de un guion. Y eso tiene sentido, porque esta técnica es especialmente útil para la lluvia de ideas y el diseño de una serie o un proceso.

Por ejemplo, imagina que el equipo y tú estáis tratando de diseñar un proceso de incorporación de nuevos empleados. Al utilizar este tipo de técnica de lluvia de ideas, todo el mundo coge unas notas rápidas y escribe los diferentes elementos que cree que deberían formar parte del proceso de incorporación (por ejemplo, un almuerzo de bienvenida, una visita a la oficina y una reunión individual con el gerente de equipo).

Después, puedes recoger las notas rápidas, eliminar las que estén repetidas, colocarlas en una pared blanca y moverlas hasta dar con el orden más adecuado para tu proceso de incorporación. Una vez que todo el mundo esté de acuerdo, documenta el orden elegido para que todos lo tengan como referencia.

3. Dibujo en grupo

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Lápices
  • Hojas de papel

Funcionamiento: la ciencia dice que hacer garabatos puede mejorar nuestra concentración, potenciar nuestra creatividad y dar un empujón a nuestra capacidad para resolver problemas. Es hora de sacar unos lápices, sacar al artista que llevas dentro y hacer algunos bocetos en grupo.

Es fácil: cada miembro del equipo coge una hoja de papel y dibuja algo relacionado con el concepto central que estáis barajando, por ejemplo, actividades para vuestra próxima salida en equipo.

Cuando esa primera ronda de bocetos está terminada, se pasan las hojas a la siguiente persona, que dibujará otra imagen relacionada. Tal vez el primer dibujante haya pintado una pizza, mientras que el siguiente ha dibujado una botella de vino. Seguid pasando esos papeles. Una vez que hayan pasado por todo el grupo, recógelos y debatid los bocetos.

Es una actividad divertida que puede ayudar a tu equipo a identificar nuevas conexiones y a generar más ideas innovadoras.

Explosión de estrellas

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Rotulador
  • Papel o una pizarra

Funcionamiento: en tu papel o pizarra, dibuja una estrella de seis puntas y escribe en el centro el reto, el problema o la oportunidad sobre la que estás realizando la lluvia de ideas. Por ejemplo, imagina que tu equipo quiere organizar un nuevo seminario web, pero aún no ha concretado ningún otro detalle.

Dentro de cada punto de la estrella, escribe los siguientes términos: quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo.

Ahora, anota las preguntas que empiezan con cada uno de esos términos. Quizás algo como: “¿Quién presentará nuestro seminario web?” o “¿A quién va dirigido este seminario web?”. Piensa en el mayor número posible de preguntas —obvias y no tan obvias— para cada término.

La explosión de estrellas os permite a tu equipo y a ti explorar todas las posibilidades y pensar bien en todos los elementos de una idea o proyecto.

Técnicas analíticas de lluvia de ideas

Engranajes

1. Mapa del trayecto del cliente

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Pizarra
  • Rotuladores
  • Notas adhesivas
  • Cronómetro

Funcionamiento: esta técnica te ayuda a visualizar cómo experimentan los clientes tu producto o servicio, y cómo se sienten a lo largo de la trayectoria.

¿Qué tiene que ver esto con la lluvia de ideas? Pues bien, a veces todo lo que necesitas es salir de tu propia cabeza y explorar diferentes perspectivas sobre un problema o pregunta.

El mapa del trayecto del cliente te pone en la piel de este, para que puedas identificar posibles soluciones o ideas que no se te habrían ocurrido por tu cuenta. En este manual de estrategias, hay un desglose detallado de cómo utilizar el mapa del trayecto del cliente.

2. Asignación de dependencias

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Portátil
  • Pantalla grande
  • Pizarra o documento digital compartido

Funcionamiento: la lluvia de ideas no tiene por qué consistir en aportar nuevas ideas innovadoras. Puede ser igualmente útil para abordar de forma proactiva cualquier problema del proyecto antes de que se desvíe del camino.

Ahí es donde entra en juego la asignación de dependencias. Este método te ayuda a detectar posibles puntos problemáticos y a gestionarlos de forma anticipada. Mediante la asignación de dependencias, tu equipo y tú identificaréis lo siguiente:

  • Sistemas afectados: ¿A qué equipos y procesos afectará tu trabajo y cómo?
  • Riesgos y mitigaciones: ¿Cuáles son los peores temores de este proyecto? ¿En qué medida influirá cada uno de ellos en el proyecto?

Una vez hecho esto, el equipo y tú debéis revisar los riesgos y las dependencias que habéis identificado y elaborar un plan para gestionarlos. Asegúrate de nombrar una parte interesada para cada uno, de modo que sepas quién debe gestionar activamente cada riesgo durante todo el proyecto.

¿Quieres obtener más información? En este manual de estrategias, tienes una descripción completa sobre cómo utilizar la asignación de dependencias.

3. Análisis pre mortem

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Pizarra o papel de estraza
  • Rotuladores
  • Notas adhesivas
  • Cronómetro

Funcionamiento: un análisis pre mortem consiste en imaginar el vaso medio lleno y, después, imaginárselo medio vacío. Divide a tu equipo en dos grupos: el equipo del fracaso y el equipo del éxito.

El equipo del fracaso hará una lluvia de ideas sobre todas las posibles razones por las que tu proyecto podría caer en picado, mientras que el equipo del éxito pensará en todas las formas en las que tu proyecto podría hacerse con los máximos galardones. A partir de ahí, cruzaréis esos supuestos de éxitos y dificultades y reduciréis a tres los principales riesgos y oportunidades.

Eso te dará la oportunidad de predecir el futuro y evitar cualquier obstáculo. Obtén más información sobre cómo llevar a cabo un análisis pre mortem en este manual de estrategias.

4. Análisis DAFO

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Papel
  • Rotuladores

Funcionamiento: las siglas DAFO provienen de las palabras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, y esas cuatro cosas son exactamente las que vas a identificar para planificar mejor tu proyecto.

En una hoja de papel, haz cuatro columnas con las letras D, A, F y O (una por cada letra del acrónimo) y, a continuación, empieza a anotar cosas en cada una de ellas.

Como uno de los muchos ejemplos de lluvia de ideas, tal vez esa nueva propuesta de aplicación te distinga de tus competidores (fortaleza) y pueda promocionarse en tu próxima conferencia de usuarios (oportunidad). Sin embargo, aún no has visto una gran demanda de ese tipo de aplicación (debilidad) y tus competidores avanzan cada vez más hacia un producto similar (amenaza).

El análisis DAFO te ayuda a pensar bien en ese producto, a anticiparte a cualquier problema potencial y a ponerlo a punto antes de lanzarlo a otro lugar. Aquí tienes más información sobre cómo convertir tus resultados del análisis DAFO en estrategias prácticas.

Técnicas creativas y de juego de lluvia de ideas

Aunque la lluvia de ideas es una iniciativa organizada para que tu equipo sobrepase los límites, también debería ser un rato agradable. Añade un par de técnicas creativas para incorporar algún elemento lúdico al proceso. A continuación, te dejamos algunas ideas.

Ilustración de dos personas colaborando en una pizarra

1. Lluvia de ideas disruptiva

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Tarjetas disruptoras
  • Pizarra
  • Rotuladores
  • Notas adhesivas
  • Cronómetro

Funcionamiento: la lluvia de ideas disruptiva es una gran herramienta para generar tantas ideas como sea posible y, después, encontrar las mejores teniendo en cuenta una serie de restricciones.

Hay muchas cosas que hacer (y puedes obtener el resumen completo en este manual de estrategias), pero lo principal es que dividas a tu equipo en grupos, y que cada grupo haga una lluvia de ideas lo más fructífera posible sobre un tema. Por ejemplo: “¿Cómo podemos aumentar las inscripciones a nuestra lista de boletines?” Los grupos escribirán sus ideas en notas rápidas y las colgarán en su pizarra.

Después, cada persona recorrerá la sala, se acercará a la pizarra de cada grupo y eliminará las ideas que no apoya. Es decir, literalmente, las tirarán al suelo.

A partir de ahí, pasaréis a ciclos de lluvia de ideas disruptivas que durarán 10 minutos cada uno. Añadirás nuevas tarjetas de interrupción, moverás a los miembros del equipo entre los diferentes grupos y propondrás tantas ideas como sea posible teniendo en cuenta las limitaciones dictadas por la tarjeta de interrupción. Por ejemplo, si sale la tarjeta de interrupción de “acceso limitado” (que apoya la idea de que a la gente le gusta la exclusividad), ¿cómo se puede hacer que los boletines sean más selectivos? ¿Debería plantearse una suscripción de pago? ¿Deberían ofrecerse descuentos o contenidos que nadie más consiga?

Una vez hecho esto, vuelve a examinar todas las ideas. Es divertido, se centra en el equipo y hace que las personas se muevan, en lugar de quedarse dormidas en la mesa de la sala de conferencias.

2. Deseo

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Lápices
  • Papel

Funcionamiento: una de las características de la lluvia de ideas es que te da la oportunidad de pensar más allá de las limitaciones e imaginar las soluciones más anheladas de los problemas; ya sabes, si los recursos y el presupuesto no fueran un problema.

En eso consiste la técnica del deseo: en alcanzar las estrellas. Por ejemplo, si estás planificando el almuerzo anual con los clientes, ¿cuál sería tu lugar soñado? (en la parte más alta del Empire State Building) ¿Con quién te gustaría charlar? (Michelle Obama) ¿Qué servirías de comida? (filete de Kobe) ¡Adelante! Sueña a lo grande.

Cuando todos tengáis vuestros deseos, compartidlos con el grupo y hablad de por qué vuestras ideas no son tan descabelladas. ¿Cómo podríais hacerlas realidad? Puede que te sorprenda lo que se te ocurra.

3. Conexiones forzosas

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Objetos aleatorios
  • Lápices
  • Papel

Funcionamiento: a veces, basta con hacer que las neuronas de tu equipo se pongan en marcha, aunque lo que hagan no tenga nada que ver con el objetivo final o el proyecto.

Prueba esto: lleva una bolsa de objetos aleatorios a tu próxima sesión de lluvia de ideas. Selecciona dos o más elementos y reta al equipo a pensar en todas las formas en que esas cosas podrían estar relacionadas entre sí.

Puede que nada tenga que ver con nada. Sin embargo, averiguar cómo un paraguas podría estar relacionado con la hierba gatera seguramente despertará el lado imaginativo de tu equipo.

Bloques apilados

4. Redacción de ideas en equipo

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Lápices
  • Papel

Funcionamiento: puedes pensar en esta técnica de lluvia de ideas como una especie de gran juego del teléfono escacharrado. Cada miembro del equipo escribe ideas en un papel.

Pasa esos papeles y haz que cada persona añada sus propias ideas basándose en la idea original. Una vez que el papel haya pasado por todos los integrantes, es el momento de debatir.

Este tipo de formato de lluvia de ideas no solo es divertido por ver lo que se le ocurre a cada uno y cómo se basan unas ideas en otras, sino también porque da a todo el mundo la oportunidad de participar activamente, da igual si son personas introvertidas o extrovertidas.

5. Juego de roles

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Bolsa o sombrero
  • Papelitos
  • Lápiz

Funcionamiento: la naturaleza humana nos lleva a quedarnos atascados en nuestras propias perspectivas, pero los juegos de roles pueden ayudarte a pensar en las cosas de otra manera al ponerte en el lugar de otra persona.

Lleva un sombrero o una bolsa llena de trozos de papel a tu próxima sesión de lluvia de ideas. En cada papelito, escribe el nombre de alguien. Pueden ser nombres de clientes, de miembros del consejo de administración, de famosos o de personajes históricos, entre otros.

Haz que cada persona saque un papel y pídeles que aporten ideas como si fueran las personas que aparecen escritas en él. ¿Cómo podría Abraham Lincoln aumentar las descargas de aplicaciones de pago? ¿Y Oprah? Es una forma estupenda de alejarse de los propios prejuicios y dar un giro radical a las cosas.

6. Lluvia de ideas del tipo “qué pasaría si”

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Una imaginación viva

Funcionamiento: a veces, solo hace falta darse un respiro; tener un momento para pensar en una situación de forma totalmente diferente.

Es entonces cuando hay que hacer un montón de preguntas hipotéticas del tipo “¿Y si...?”. Por ejemplo, ¿y si el problema fuera peor? O, ¿y si le ocurriera a otro equipo? O, ¿y si ocurriera en un momento totalmente diferente? ¿Y si no ocurriera nada?

Mantener una conversación abierta sobre este tipo de cuestiones puede fomentar la búsqueda de soluciones innovadoras y evitar que el equipo se quede atascado en sus propias opiniones.

7. Juegos de improvisación

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Depende del juego elegido

Funcionamiento: tal vez solo necesites conseguir que los cerebros de tu equipo se preparen, estén listos para trabajar y se acostumbren a pensar rápido. Los juegos de improvisación son una forma desenfadada y, a menudo, divertida de conseguir que tu equipo se abra.

Prueba estas ideas: cuenta una historia palabra por palabra en torno a un círculo. O bien juega al “retrato de familia”, donde los grupos tienen 10 segundos para posar para un retrato familiar basándose en una indicación, por ejemplo, como una familia de gimnastas, o algo igual de ridículo. O también puedes asignar a las personas personajes para que representen una situación y, luego, pedirles a todos que cambien de personaje cada vez que alguien grite “¡Cambio!”.

Consulta más juegos de improvisación que probar con tu equipo.

Incluso algo tan simple como hacer que los miembros del equipo comiencen la sesión con una historia embarazosa puede poner a tu equipo en el estado mental adecuado para comenzar a compartir abiertamente algunas ideas nuevas.

Técnicas de lluvia de ideas para centrarse y perfeccionar tus ideas

Tu sesión de lluvia de ideas ha sido un éxito y ahora tienes miles de ideas que quieres llevar a cabo. Eso es fantástico. Pero también es un exceso de algo bueno. Puede que merezca la pena reunir al equipo de nuevo para perfeccionar algunas de esas sugerencias y centrarte en las mejores apuestas. Prueba estos enfoques.

Flecha en una diana

1. Discurso de ventas

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Notas adhesivas
  • Rotuladores
  • Pizarra o pared blanca
  • Cronómetro

Funcionamiento: te has decidido por una idea que te ha encantado de la sesión de lluvia de ideas. Pero, ahora, te enfrentas a otro obstáculo: conseguir que otros departamentos o partes interesadas la acepten.

No vayas a compartir la idea hasta que hayas trabajado con tu equipo en este ejercicio de discurso de ventas. Haz que el equipo cree un montón de declaraciones diferentes de dos o tres líneas que realmente vendan tu idea y, luego, votad por la mejor. Encuentra más detalles sobre cómo llevar a cabo una sesión de discurso de ventas en este manual de estrategias.

Cuando hayas terminado, deberías haber logrado centrar la atención en los mejores aspectos y beneficios de tu idea.

2. Debate de intercambio de ideas

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

  • Impresiones de tus ideas o trabajos
  • Notas adhesivas
  • Bolígrafos o rotuladores
  • Cronómetro

Funcionamiento: tal vez estés bloqueado con varias ideas o no estés seguro de cuál puede llevarse a cabo. El debate de intercambio de ideas es una forma útil de obtener comentarios de los compañeros y de dar con la idea ganadora.

El debate de intercambio de ideas consiste en mejorar las ideas más que en proponerlas. Comparte el trabajo o las ideas sobre las que necesitas comentarios y, después, invita a los miembros del equipo a destrozarlos: hacer anotaciones, plantear preguntas y dar valoraciones críticas, etc.

Resiste el impulso de arreglar el trabajo o las ideas en ese momento. Se trata, simplemente, de plantear preguntas y recoger opiniones valiosas. ¿Tienes curiosidad? Comprueba si el debate de intercambio de ideas puede ayudarte a sacar tus ideas en este manual de estrategias.

3. S.C.A.M.P.E.R.

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Lápices
  • Papel

Funcionamiento: las siglas S.C.A.M.P.E.R provienen de las palabras Sustituir, Combinar, Adaptar, Modificar, Poner, Eliminar y Revertir, y puedes seguir cada letra del acrónimo para revolver en tus ideas.

Por ejemplo, ¿qué pasaría con el proyecto si se sustituye una cosa por otra? O, ¿qué pasaría si eliminásemos toda esa función?

Este método te ayudará a pensar en todos los aspectos de tu idea y a asegurarte de que realmente estás en el camino correcto.

4. DACI

Puedes hacer esto: en equipo

Material necesario:

Funcionamiento: tienes una idea o una solución, pero te has bloqueado y no sabes cómo avanzar. ¿Qué pasa ahora?

DACI agiliza la toma de decisiones, de modo que siempre sabes qué opinión tienen las personas y quién tiene que aprobar el resultado final. Con este sistema, asignas al impulsor, al aprobador, a los colaboradores y a las personas informadas para dejar claras las funciones y responsabilidades.

Obtén más información sobre el marco de DACI en este manual de estrategias.

5. Contextualización de problemas

Puedes hacer esto: solo o en equipo

Material necesario:

  • Pizarra o papel de estraza
  • Notas adhesivas
  • Rotuladores
  • Papel
  • Cronómetro

Funcionamiento: a diferencia de las otras técnicas, esta es mejor utilizarla antes de la sesión de lluvia de ideas para que puedas preparar a tu equipo para el éxito.

La contextualización de problemas te reta a identificar el problema principal que quieres resolver (por ejemplo, mejorar la colaboración entre tus equipos de marketing y ventas) y, luego, redactar el planteamiento del problema. De esta manera, puedes ir preparado con preguntas de lluvia de ideas que dejen claro tu objetivo, sin encasillar.

Consulta este manual de estrategias para ver cómo puedes usar la contextualización de problemas en tu beneficio.

Aquí vienen los momentos de iluminación…

La lluvia de ideas tiene muchas ventajas, siempre que se haga bien. Recuerda que una reunión de mentes no te servirá de mucho si no estás preparado para dirigir el debate con algunos ejercicios, herramientas e indicaciones bien pensadas.

Así que, la próxima vez que tengas dudas sobre cómo hacer una lluvia de ideas eficaz, vuelve a esta guía para sacar algunas actividades que ayudarán a tu equipo a concebir sus mejores ideas y a pasarlo bien haciéndolo.

Puede que también te interese

Estrategia de lluvia de ideas disruptiva

Consigue una larga lista de ideas estupendas en una sola sesión de lluvia de ideas.

Plantilla para el plan de proyectos

Define, amplía y planifica hitos para tu próximo proyecto

A continuación
Timeline