Close

Implementaciones locales o en la nube: pros y contras

Si comparamos los pros y los contras de implementaciones locales y en la nube, la nube suele salir victoriosa para casi cualquier tipo de empresa. De hecho, el 95 % de los clientes de Atlassian elige la nube desde el primer momento, y el 90 % de los que pasan de implementaciones locales a la nube recomendaría el cambio. *

Pero ¿cuáles son exactamente las diferencias? ¿Por qué tantos equipos eligen la nube? ¿Qué deberías saber para decidir entre una y otra opción?

Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Qué es la nube?

En palabras sencillas, con la nube el software y los servicios se ejecutan en Internet en lugar de en tu ordenador personal, en un servidor dedicado de tu edificio o en un centro de datos. Habitualmente, se puede acceder a ella desde cualquier lugar que cuente con conexión a Internet a través de un navegador o una aplicación móvil.

Muchas empresas en la nube utilizan un modelo empresarial de SaaS (software como servicio), con el que el cliente compra una suscripción a la aplicación de software del proveedor, que está disponible en Internet para los usuarios del cliente.

En la mayoría de los casos, el proveedor de SaaS se encarga del rendimiento, el alojamiento, el almacenamiento y el servicio del software. Además, la protección de datos, la privacidad y el rendimiento de la aplicación están integrados, de modo que tu equipo no tendrá que preocuparse de la gestión ni de las mejoras.

Cuando los usuarios de la nube hablan de sus ventajas, suelen apuntar esto: libera a sus equipos de la carga y la responsabilidad del mantenimiento básico, y así pueden centrarse en tareas más importantes.

Como explica Evan Lerer, Director de ingeniería de Redfin: “Sinceramente, tener a nuestros ingenieros o profesionales de la informática administrando nuestros sistemas en un entorno local supone una pérdida de tiempo y dinero. Si existe una empresa que ya ofrece productos fantásticos, ¿por qué no vamos a pedirles que lo hagan ellos? Así, podemos dedicar nuestro tiempo a trabajar en lo que mejor se nos da…”

¿Qué son las implementaciones locales?

Mientras que los servicios en la nube se proporcionan a través de Internet y el proveedor se encarga del mantenimiento, los servicios locales los ofrecen los servidores de tu empresa y son los equipos internos los que se ocupan de su mantenimiento.

Con el software local, compras una licencia con un número predeterminado de plazas (normalmente por un precio inicial superior en comparación con un modelo de suscripción). A continuación, el equipo de TI gestiona la instalación, el alojamiento y el mantenimiento continuo de la aplicación (a veces, con ayuda del mismo proveedor o de un proveedor de servicios externo por un coste adicional). Tu equipo se encarga de las mejoras de software y hardware, así como de mantener la disponibilidad de la aplicación.

Implementaciones locales o en la nube: diferencias clave

Las principales diferencias entre la nube y las implementaciones locales es el lugar donde se almacenan el software y los datos, y quién es responsable del mantenimiento, las mejoras y la solución de incidentes importantes.

Pero las diferencias no terminan ahí. La seguridad, la escalabilidad, el coste, la capacidad de asistir a equipos remotos y la velocidad de la innovación también son diferentes entre el servidor y la nube. Aquí, la nube es la triunfadora indiscutible en la mayoría de las categorías, si no en todas.

Seguridad

Para el 92 % de los clientes de Atlassian, la seguridad de la nube es mejor o igual que la de un servidor.* Y tenemos que darles la razón.

Habitualmente, la seguridad local se basa en un único inicio de sesión, con el que el equipo puede acceder a cualquier herramienta que necesite. Aunque este sistema es cómodo y sencillo, también significa que una sola infracción de seguridad pone en riesgo todo el sistema: todos los datos de tus clientes, todos tus datos internos y todo tu código. La fortaleza puede parecer segura desde el exterior, pero una vez que el enemigo atraviesa las puertas, la batalla está perdida.

A diferencia de esto, la seguridad líder en la nube (como la de Atlassian) suele adoptar un enfoque de confianza cero. En este concepto se utilizan permisos de usuario granulares y comprobaciones automáticas de seguridad para cada usuario y cada herramienta. Con esta estrategia, si un hacker obtiene las credenciales de inicio de sesión de un usuario, solo podrá acceder a los datos, el código y el acceso de ese usuario en concreto. Además, no podrá llegar muy lejos si su dispositivo o actividad parecen sospechosos.

Comillas

La estabilidad y la seguridad son sustancialmente mejores de lo que nos ofrecía la implementación local. La capacidad de escalar con licencias de usuario individuales resulta muy rentable.

Jarrett Prosser
Ingeniero Jefe, Rollercoaster Digital

Escalabilidad

Otra gran diferencia entre la nube y las implementaciones locales es la escalabilidad.

Con las instalaciones locales, la escalabilidad siempre está limitada por el tiempo del equipo técnico y los recursos disponibles. Si crece la base de usuarios, los equipos locales tendrán que aumentar la capacidad de procesamiento de sus equipos (lo que se denomina “escalado vertical”) o agregar más equipos (“escalado horizontal”).

Amplía con confianza

Para conseguirlo, es probable que tengas que pasar por un largo proceso de aprobación, encargar servidores, configurar equilibradores de carga, desconectar las máquinas existentes para su mejora y sacar tiempo de los ya apretados horarios de tus equipos de TI. El proceso es manual y debe planificarse con antelación.

Con la nube, podrás olvidarte de las complejas tareas de mejora manual y configurar tus sistemas para que escalen automáticamente (en todas las direcciones) en un instante. De esta forma, si tienes un pico de uso o una caída inesperados, tus sistemas podrán reaccionar en tiempo real. No se requieren aprobaciones ni la participación del equipo de TI.

Coste y precios

Después de migrar de un servidor a la nube, el 36 % de los clientes apunta a una reducción del coste total de la propiedad (TCO).* Aunque nosotros estamos prácticamente convencidos de que ese número está por debajo de la cifra real. Esto se debe a que las implementaciones locales conllevan muchos costes ocultos, desde el trabajo del equipo técnico para mantener sistemas, gestionar actualizaciones, supervisar la seguridad u optimizar el rendimiento, hasta costes menos visibles derivados de tiempos de inactividad de los sistemas, sobreaprovisionamiento o licencias sin uso.

Reduce los costes y aumenta los beneficios

Como vimos al hablar sobre cómo aumentar los beneficios en la nube, “la pregunta que hay que hacerse no es qué es más barato, sino si piensas a corto o largo plazo. ¿Estás comparando solo los costes iniciales visibles o estás analizando el panorama general teniendo en cuenta el coste total de propiedad (desde el tiempo del equipo informático, hasta la sustitución de los servidores)? Si miras más allá de la punta de este iceberg, descubrirás una larga lista de formas de ahorrar dinero con la nube a la larga”.

Comillas

La solución era más cara a corto plazo, pero a la larga nos ahorrará dinero porque se reducirán los costes de gestión.

Bryan Kennedy
Director de TI, Museo de Ciencias de Minnesota*

Gestión de incidentes y tiempo de inactividad

Si hablamos del tiempo de inactividad, otra diferencia entre nube y servidor es quién está a cargo cuando se produce un desastre.

Con las implementaciones locales, tu equipo de TI deberá estar disponible para responder ante cualquier incidente grave, aunque suceda en mitad de la noche. Además, según una investigación, el coste medio de estos incidentes es de entre 5600 y 9000 $ por minuto.

En la nube, la responsabilidad de los incidentes se traslada al proveedor, lo que reduce el estrés (y las llamadas de madrugada) que sufren tus equipos. Y lo que es más: si tu proveedor tiene una garantía de tiempo de actividad con respaldo por SLA (como sucede con los planes Premium y Enterprise de Atlassian), puedes confiar en que el tiempo de actividad nunca bajará del umbral establecido.

Almacenamiento

El almacenamiento local está sujeto al espacio limitado disponible en tus servidores y el mantenimiento recae en tu equipo técnico. En la nube, ampliar el almacenamiento suele ser tan sencillo como mejorar una suscripción, y es el proveedor quien se ocupa del mantenimiento del almacenamiento y las copias de seguridad.

TRABAJO REMOTO

Aunque las instancias locales pueden respaldar el trabajo remoto, suele requerir un equilibrio complejo entre máquinas virtuales, VPN autoalojadas y datos a los que solo se puede acceder en las instalaciones. La nube, por su parte, está diseñada para el trabajo remoto y los equipos distribuidos. Se puede acceder a los sistemas de forma segura desde cualquier lugar, siempre y cuando se cuente con una conexión a Internet y los permisos adecuados.

Comillas

La razón principal para migrar fue mejorar la asistencia para usuarios remotos. Esto [fue clave] durante la crisis de la COVID-19, ya que nos permitió acceder al código de manera segura sin usar redes VPN de la empresa.

Damien Gray
Ingeniero Principal de Óptica Láser, EOS North America*

Tener uno o varios inquilinos

En las soluciones con un inquilino, una empresa aloja su software en un servidor, mientras que en las soluciones con varios inquilinos distintas empresas comparten el mismo servidor.

Con una implementación local, siempre eres el único inquilino. Con la nube, puedes ser el único inquilino con un servidor dedicado o estar en un sistema de inquilinos múltiples y compartir un servidor con otros clientes de la nube.

La ventaja de ser el único inquilino (en la nube o en un servidor) es el control y la flexibilidad. Tienes tu propio servidor y puedes controlar cualquier requisito concreto de tus equipos. También significa que los picos en la capacidad de procesamiento de otra empresa o las infracciones que se produzcan en su sistema no tendrán ninguna repercusión en la disponibilidad, la fiabilidad o el tiempo de actividad de tus sistemas.

Por otro lado, las soluciones con varios inquilinos son más asequibles, eficientes y rápidas de escalar, y con el proveedor adecuado y una garantía de tiempo de actividad respaldado por SLA, pueden ser de muy bajo riesgo ante incidencias de tiempo de inactividad o de disponibilidad.

Personalización

Como cabe esperar, las implementaciones locales en las que tu equipo de TI tiene control pleno sobre los servidores, las actualizaciones y el mantenimiento suelen ser un poco más personalizables que las herramientas en la nube implementadas, mantenidas y actualizadas por el proveedor.

A primera vista, parece un punto a favor de las implementaciones locales, pero no es así, ya que la personalización ilimitada tiene algunos inconvenientes considerables. Cuando preguntamos a los administradores de servidores sobre el tema, nos hablan de procedimientos alternativos más bien caóticos, trucos malos, configuraciones innecesarias o que dejan mucho que desear, resoluciones de los problemas equivocados y una deuda tecnológica que nunca llegan a abordar.

En la nube, estos problemas se resuelven con flujos de trabajo estándar y tratando la personalización como un plus, no como algo imprescindible. Gracias a las aplicaciones e integraciones, prácticamente todo lo que hacen los administradores en el servidor también se puede hacer en la nube, pero sin complicaciones.

¿La nube es mejor que una implementación local?

¡Nosotros creemos que sí! De hecho, creemos tanto en la nube que hace poco anunciamos que Atlassian retirará el software local en 2024. La nube es sencillamente mejor, más innovadora, más segura, más idónea para el trabajo remoto y más rentable, y esperamos que siga superando al servidor a pasos agigantados en los próximos años.

El 89 % de nuestros clientes ha visto beneficios en el uso de la nube en un plazo de seis meses. El 60 % confía plenamente en la seguridad y las mejoras de versiones de la nube. Y el 41 % señala que, después de pasarse a la nube, la satisfacción de los empleados aumentó de forma exponencial.*

Hay un dato todavía más rotundo: el 90 % de los clientes que han pasado de un servidor a la nube recomienda la nube.

Nube híbrida: lo mejor de ambos mundos

¿Qué pasa si no estás seguro de querer dar el paso hacia la nube pública? Muchas organizaciones adoptan un enfoque híbrido, y alojan algunos datos en la nube pública y otros en una nube privada autoalojada. De esta forma, pueden almacenar datos con la protección de sus propios cortafuegos y tener acceso a un entorno de nube pública, donde disponen de una capacidad de procesamiento ampliable bajo demanda.

Migración a Cloud

Para el 41 % de los clientes de Atlassian, migrar de implementaciones locales a la nube resultó más fácil de lo esperado.* Si hay una migración en tus planes de futuro, visita el centro de migración a Cloud de Atlassian, donde encontrarás asistencia, información y guías detalladas que te harán mucho más fácil el proceso.

* A partir de una encuesta de TechValidate entre más de 300 clientes de Atlassian.

Próximamente...

Plataforma en la nube

Visita el Trust Center de Atlassian

Consigue la información más reciente sobre la seguridad, la fiabilidad, la privacidad y la conformidad de los productos y servicios de Atlassian.

Migración a Cloud

Más información sobre la migración a Cloud

Encuentra todos los recursos, las herramientas y el soporte que necesites para evaluar si Cloud es la opción ideal para tu organización.